+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DATOS DEL PRIMER TRIMESTRE DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

Los juzgados dictaron 150 órdenes de protección entre enero y marzo

En los tres primeros meses del año hubo 603 denuncias, cifra similar al mismo periodo de 2018. 575 mujeres fueron víctimas de la violencia de género, un 3,2% más que en el periodo anterior

 

Imagen de archivo de los juzgados de Almendralejo. -

Una orden de protección y seguridad es una resolución judicial que adopta un juez cuando una mujer ha sido víctima de la violencia de género y se tiene constancia de que está en situación de peligro. Esa orden implica diversas medidas civiles y penales. Dentro de las primeras se incluye, por ejemplo, regular las visitas a los niños; dentro de las segundas se aplica, entre otras, la retirada de armas de fuego o, la más común, la orden de alejamiento, que supone la prohibición de aproximación o comunicación con la víctima. ¿De qué se la protege? Depende del nivel de riesgo. Si es muy alto, del posible homicidio. Aborto, lesiones, torturas, falta de libertad sexual, trata de seres humanos o la inviolabilidad del domicilio son otras causas.

En Extremadura, durante los tres primeros meses del año, los juzgados han dictado 150 órdenes de protección y seguridad. Son el 74% de todas las que se han solicitado y 5 más de las registradas en ese mismo periodo de 2018. Así se recoge en el último balance del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que se hizo público ayer.

una LACRA SOCIAL / Las nuevas cifras evidencian que la lacra social de la violencia machista sigue más que latente en la sociedad; ya han sido asesinadas 25 mujeres en lo que va de 2019 y más de un millar desde 2003 (cuando se empezaron a contabilizar). Y hay miles de ellas más en situación de riesgo.

En la región, de enero a marzo, los juzgados registraron 575 mujeres como víctimas de esta lacra, lo que supone un crecimiento del 3,2% con respecto al primero trimestre del pasado año (fueron entonces 557).

A la hora de hacer valoraciones, siempre hay que tener en cuenta que si la cifra se incrementa no implica necesariamente que se den más casos, sino que puede que salgan más a la luz. Por ello, desde los colectivos implicados en esta lucha se insiste tanto en llevar a cabo la denuncia y hacer visibles las situaciones de violencia de género.

En este sentido, entre enero y marzo de este 2019 hubo 603 denuncias en los juzgados extremeños, un número similar al registrado en los tres primeros meses del pasado año (fueron entonces 610).

LOS AGRESORES / En cuanto a los castigos a los agresores por este delito, los órganos judiciales extremeños dictaron 105 sentencias penales en el ámbito de la violencia de género, de las que 100 fueron condenatorias, con un incremento del 22%, y el resto, 5, absolutorias, lo que supone un descenso del 16% con respecto al primer trimestre del año anterior.

Y con respecto a las personas enjuiciadas, fueron 105, lo que supone un aumento del 18%. De ellos, 94 era españoles y solo 6 extranjeros.

El informe del Consejo General del Poder Judicial también recoge los datos de los Juzgados de Menores: en el este periodo analizado se han enjuiciado y condenado a dos menores de edad, mientras que en 2018 no hubo ninguna condena.

Una de las principales alarmas actuales se basa en que, muchas veces, los adolescentes asumen patrones y normas de conducta de la cultura machista y no aprenden a vivir relaciones sanas. Como ejemplos, los celos enfermizos y el control, sobre todo a través del móvil y las redes sociales.

¿Una de las consecuencias? Que los casos de violencia de género también lleguen a los juzgados de menores.