+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los aspirantes a la administración pública en Extremadura

El 'maratón' de las academias de oposiciones en Extremadura

Los preparadores extremeños reciben un aluvión de opositores en sus escuelas tras el anuncio de las primeras fechas de examen

 

En la parte superior, alumnos en la sede de Badajoz de la academia Cum Laude. Abajo a la derecha, opositores en la academia MC de Cáceres y a la izquierda, estudiantes en la academia Enpro de Mérida. -

El 'maratón' de las academias de oposiciones en Extremadura -

Gema Guerra Benito Gema Guerra Benito
05/06/2016

Vive en Ahigal desde hace más de veinte años y trabaja el temario de camarero limpiador. Juan José Hernández Alvarín trabajó en la construcción hasta que el sector cayó en picado y tuvo que reciclarse. Fue ahí cuando decidió opositar. Primero se examinó para celador y aprobó y ahora tiene 50 años y entiende que la única posibilidad es acceder a la Junta. Silvia V. --prefiere no desvelar su apellido-- es de Cáceres y siempre ha tenido claro que quiere trabajar en la administración pública. De hecho, desde que terminó la carrera en 2005, se ha dedicado a opositar. Estudia para ser auxiliar administrativo del Servicio Extremeño de Salud. El primero apura los meses. Se presenta a examen en noviembre y competirá con otros 18.672 aspirantes más. La segunda, aún no tiene fecha de la prueba, pero la Junta de Extremadura ya anunció que será en 2017 cuando hará efectiva la convocatoria.

Ambos forman parte del porcentaje de extremeños que aspira a optar a una plaza en la administración, ya sea de personal laboral o de funcionario y lo tienen claro. "Todo el que oposita sabe que se enfrenta a un maratón, supone una montaña rusa de emociones, pero compensa", añade Silvia V. Por este motivo, los dos han decidido apuntarse a una academia para fraccionar sus horarios de estudio. Como ellos, son muchos los que han decidido aprovechar la recta final antes de presentarse a los exámenes que les permitirán entrar en la lista para acceder a un puesto en la administración. Junio es el mes elegido para las casi 15.000 personas que optan a una bolsa de empleo para que el gobierno regional cubra de forma temporal puestos vacantes y para las cerca de 6.000 personas que aspiran a una plaza de maestro (18 de junio).

Cada uno tiene su método de trabajo. Pero todos coinciden en una cosa. Con estas primeras fechas, las academias se convierten en un reclamo para los aspirantes que toda la región cuelgan el cartel de lleno a todas horas. Roberto González, el responsable de la academia Cum Laude, que tiene sedes en cuatro ciudades asegura que el número de alumnos que gestiona alcanza los 600. "El número se ha incrementado muchísimo, tenemos gente a todas horas", asevera. En su caso, la metodología de estudio que imparten es flexible y permite que los alumnos vayan a las horas que ellos deseen y reciban una atención personalizada. "El alumno que tiene ocupaciones y rigidez de horarios no puede asistir a las clases, asi que cambiamos ese rol clásico", añade. El método tradicional de asistencia a clase utilizan sin embargo, la academia MC de Cáceres y la academia Enpro de Mérida. En el primero de los casos, el responsable, Manuel Castañera asevera que se ha ampliado el número de asistentes a sus clases. "Se nota que hay más gente, en su mayoría los que están esperando a las oposiciones de personal laboral de la Junta, están deseando examinarse", apunta. Aunque coincide con el testimonio de los dos anteriores compañeros de profesión, Alfonso Novillo es más prudente. "Hay más gente, la cifra es bastante alta", asevera, pero apunta que la subida de alumnos tendrá más incidencia en septiembre y en octubre de cara a los exámenes que ya se han convocado para el año que viene.

EL 'TIRON' DEL SES Con respecto al perfil del alumno, Roberto González apostilla que "hay de todo tipo". En ese sentido, Novillo destaca que sus alumnos de personal laboral en Mérida son los que están más nerviosos. "Llevan esperando desde diciembre una fecha y ahora salen las prueba deprisa y corriendo, tienen poco plazo", aduce. En su mayoría y según coinciden las tres academias, lo que más demanda en sus clases son los puestos de auxiliares, camarero limpiador, cocineros, ordenanza, administrativos y maestros. No obstante, Castañera, apunta que las plazas que más "tiran" a los opositores son las del SES --aún sin fecha--. Esto se debe, según apunta, porque "si consigues la plaza puedes quedarte en tu domicilio porque prácticamente todas las localidades tienen centros de salud y en el caso de otras oposiciones depende de la nota te destinan a un sitio o a otro".

Al fin y al cabo, sea cual sea la especialidad, todos comparten una misma inquietud, "la estabilidad de un empleo fijo y la vocación de servicio público", apunta González. En ese sentido, advierte que la decisión de presentarse a una oposición es una "carrera de fondo". "No podemos contestar cuánto tiempo va a tardar alguien en conseguir la plaza" y concluye que solo existe una clave, "la constancia".

LA FORMACION "ILEGAL" Curiosamente ahora, con el revuelo de las convocatorias, no solo son las academias acreditadas las que reciben al alumnado que prepara su temario. En ese sentido, los preparadores advierten de la presencia de "academias ilegales" en domicilios que aparecen durante la época de mayor incidencia y luego desaparecen. Abogan por controlarlas, pero también inciden en la dificultad que ello supone porque el derecho de privacidad ampara cualquier actividad dentro de una vivienda. También quedan alumnos que con el auge de internet prefieren no asistir a una academia y bucear en la red y resolver los tests que encuentran. Con respecto a esto, los expertos advierten de que la sobreinformación de la red puede ocasionar que trabajen con contenidos desactualizados que luego les perjudiquen en el examen.