+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA JUNTA cambiA la norma que REGULA LAS EXIGENCIAS BÁSICAS DE LA EDIFICACIÓN para evitar duplicidades, entre otros objetivos

Las viviendas de nueva construcción en Extremadura no requerirán cédula de habitabilidad

La nueva norma, en exposición pública, también unifica criterios de diseño para todos los inmuebles. Podrán estrenarse solo con la licencia de primera ocupación, según un decreto que prepara la Junta

 

Un obrero trabaja en la contrucción de un nuevo bloque de viviendas en la comunidad. - EL PERIÓDICO

Guadalupe Moral
09/01/2018

Las viviendas de nueva construcción en Extremadura ya no necesitarán la cédula de habitabilidad para poder ocuparse por primera vez. La Secretaría General de Arquitectura, Vivienda y Políticas de Consumo de la Junta de Extemadura ha elaborado un nuevo decreto, cuyo borrador está en fase de exposición pública en el Portal de Transparencia, con el que quiere poner fin a la «duplicidad» de controles administrativos actuales en esta materia.

De esta forma, «las viviendas libres de nueva construcción podrán ocuparse únicamente con la licencia de primera ocupación» y ya no será necesario contar también con la cédula de habitabilidad. «Ambos documentos técnicos se aglutinarán solo en uno, poniendo fin a la duplicidad de controles administrativos», explican desde el Ejecutivo regional. De hecho, hasta ahora era necesario contar con licencia de primera ocupación para poder solicitar la cédula de habitabilidad.

Ambos documentos técnicos exigidos actualmente todavía son expedidos por los ayuntamientos para las construcciones libres, mientras que en el caso de las viviendas protegidas o sociales la cédula debe ser concedida por la Junta de Extremadura. Sirven para acreditar el cumplimiento de los requisitos mínimos técnicos e higiénicos sanitarios para que un inmueble pueda ser habitado y en ellos se regula la superficie útil de la vivienda así como el equipamiento mínimo. De hecho, actualmente sin cédula de habitabilidad no es posible dar de alta los servicios y suministros como el agua o la electricidad. Sin embargo, dejará de ser necesario cuando entre en vigor el nuevo decreto, con el que solo será obligatorio tener licencia de primera de primera ocupación para poder estrenar un hogar.

El texto normativo señala que la cédula de habitabilidad fue regulada por primera vez en 1937 por el Ministerio de la Gobernación. No obstante, desde la administración recuerdan que este documento no va a desaparecer y seguirá siendo necesario transcurridos diez años de la primera ocupación, como ocurre ahora.

De esta forma, Extremadura se suma a las comunidades, como Madrid, que ya han suprimido también la obligación de contar con cédula de habitabilidad para poner fin a duplicidades, eliminar burocracia y lentitud en las tramitaciones.

Esta es solo una de las novedades del nuevo decreto que quiere sustitutir al vigente ahora –decreto 113/2009– que regula las exigencias básicas de la edificación destinada a uso residencial de vivienda así como el procedimiento para la concesión y control de la cédula de habitabilidad.

MÁS LIBERTAD EN EL DISEÑO/ La Junta de Extremadura, en el borrador del decreto, también quiere establecer un único criterio de diseño válido para todas las viviendas con independencia de su protección. Si el decreto del 2009 ya apostaba por dar una mayor libertad en el diseño para promocionar viviendas menos estandarizadas con programas que no vengan determinados por la composición familiar y número de estancias sino por las necesidades de cada caso, este nuevo decreto amplía esa apuesta también a las viviendas sociales además de a las viviendas libres. «Establece por una parte, un único criterio de diseño válido para todas las viviendas y por otra posibilita la creación de espacios más innovadores y versátiles capaces de dar respuesta a las nuevas demandas de la sociedad, entre ellas la variedad de estructuras familiares e individuales existentes, incorporando la diversidad de culturas o posibilitando reintroducir el trabajo profesional en casa», señalan desde la Secretaría General de Arquitectura.

Además, incorpora también un texto normativo «que regula únicamente aquellas exigencias básicas de calidad que permitan el cumplimiento de los requisitos básicos y que no están reglamentadas en otra normativa (Ley de Ordenación de la Edificación y el Código Técnico de la Edificación)».

Este nuevo decreto, aún en fase de borrador, está expuesto en el Portal de Transparencia de la Junta para recibir alegaciones. Se estructura en tres capítulos y once artículos y cuando sea aprobado y entre en vigor, derogará dos decretos autonómicos: uno del 2009 sobre las exigencias básicas que deben reunir las viviendas en Extremadura y otro decreto del 2010 referido a los criterios básicos que deben tener las viviendas de protección pública.