+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

XXI PREMIOS ESPIGA DE JAMÓN IBÉRICO Y 5 DE CAVA DE EXTREMADURA

Embutidos Mota y Bodegas López Morenas alcanzan la cima de la excelencia

La industria de Cabeza la Vaca logra la Espiga de Oro al Jamón Ibérico DOP y la bodega pacense consigue el Gran Espiga

 

Una de las piezas selectas de jamón DOP de Embutidos Mato. -

José María Portillo, director general de Caja Rural, con María Navarro, del Fondo de Educación y promoción. -

JUAN J. VENTURA
12/11/2020

Aunque se trató de una gala virtual, la entrega de Premios Espiga de Jamón Ibérico Denominación de Origen Protegida y Cava de Extremadura tuvo la emoción de siempre y congregó el interés de ganaderos e industriales. Hubo, además, agradables sorpresas. Embutidos Mota, industria familiar de Cabeza la Vaca, que se presentaba por vez primera a los Premios Espiga, se alzó con el título de mejor jamón ibérico DOP del mundo, tras lograr la ansiada Espiga de Oro en la vigésimo primera edición de estos galardones. Por su parte, los V Premios Espiga de Cava Extremadura tuvieron dos grandes protagonistas: las Bodegas López Morenas, que logró el Gran Espiga y el Oro en la categoría Premium, y las Bodegas Romale, con sendos Oros en Cavas de Menos 15 gramos de azúcar por litro y en Más de 15 gramos por litro, entre otros reconocimientos. Durante el acto se anunció la incorporación de Emiliano Zamora de Alba al consejo rector de Caja Rural de Extremadura.

Habitualmente la entrega de los Premios Espiga de Caja Rural de Extremadura se realiza en la Finca El Toril. En esta ocasión, a pesar de todos los intentos, fue imposible hacerlo así por la situación sanitaria. Sin embargo, el nuevo formato a través de videoconferencia no restó un ápice el interés, contando además con la presencia de Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta; Begoña García, consejera de Agricultura; o el alcalde de Almendralejo, José María Ramírez Morán, que siguieron desde sus respectivos despachos la gala.

En la sede central de Caja Rural de Extremadura, el director general de la entidad, José María Portillo fue anunciando los ganadores en cada una de las categorías, acompañado de María Navarro, gerente del Fondo de Educación y Promoción. En su intervención, el director general recalcó que en las actuales circunstancias «los Premios Espiga tienen ahora más sentido que nunca. Tenemos que normalizar la situación para transitar a la recuperación económica». Al respecto, se refirió a dos circunstancias positivas recientes: la posibilidad de que se ponga fin a las políticas arancelarias de EEUU y los avances en la vacuna contra la covid-19.

Elena Diéguez, vicepresidenta de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura recordó que «en circunstancias negativas es cuando los productos singulares sobreviven mejor» y calificó de «proeza» la fidelidad de los ganaderos e industriales del ibérico con el certamen. «Nuestro posicionamiento en 2021 será mejor gracias a la cobertura de la Junta y Extremadura, que se concreta en el Plan Estratégico para el crecimiento del sector», dijo, y agradeció la especial sensibilidad demostrada por la Consejería de Agricultura con él.

María Jesús Martín, directora del vigésimo primer concurso de Jamones DOP, puso en valor la labor del panel de cata, cuyos resultados han cristalizado en las anteriores ediciones en publicaciones científicas. Recordó que el sistema empleado para valorar los 17 jamones presentados es el de cata a ciegas, habiéndose realizado una primera preselección de 6 jamones, que pasaron a una valoración final los días 5 y 6 de octubre con un código de identificación diferente al inicial.
La Espiga de Oro correspondió al jamón ibérico DOP presentado por Embutidos Mota, firma caputbovense fundada en 1935 y con tres generaciones dedicadas a la producción de ibérico. El reconocimiento al ganadero fue para Juan Luis Medina Casquete.

Jamones Casa Bautista (Montánchez) logró la Espiga de Plata. La empresa que dirige Juan Carlos Bautista fue fundada en 1925 y es conocida como uno de los estandartes de la producción selecta de ibérico. La ganadería galardonada fue ganadería Arenalejo de Abajo CB
Finalmente, el bronce correspondió a El Risco Extremeño, empresa familiar de Manuel Piriz Cardoso, con sede en Alburquerque y ganadería de Antonio Píriz Estévez. La empresa también atesora más de medio siglo de experiencia en el mundo del jamón de calidad.

Premios Cava de Extremadura

Los Premios Cava Extremadura han demostrado su consolidación en su quinta edición. De hecho, Emiliano Zamora de Alba, director del certamen, se felicitó por las cifras de este año: 10 bodegas participantes que han presentado 48 muestras de cava extremeño, lo que significa el 95% de las empresas productoras de la región. En cuanto a la excelencia del cava examinado destacó en especial la categoría Premium, con 10 muestras con más de 86 puntos, que según los criterios de la Ficha de Cata de la Oficina Internacional del Vino significarían Oro en cualquier concurso internacional. “Esto no es fruto de la casualidad”, sentenció.

Extrem de Bonaval Premium Brut Blanco de Bodegas López Morenas (Fuente del Maestre) logró la máxima distinción del concurso, el Gran Espiga. David Díaz, de López Morenas, dijo que para la bodega era una gran satisfacción un reconocimiento «que ayuda a seguir peleando» y animó a recordar siempre a las víctimas y afectados por la pandemia.

En la categoría Premium el Oro fue para Bonaval Brut (Bodegas López Morenas), la Plata para ‘Lar de Plata’ (también elaborado por López Morenas) y el Bronce para Puerta Palma Selección VanderLinde Brut Blanco (Bodegas Marcelino Díaz).

En la categoría de Cava Mayor de 15 gramos de azúcar por litro (extraseco, semiseco, seco, dulce) la clasificación fue: Viña Romale Semiseco Rosado, garnacha (Espiga de Oro), Finca La Pintada Semiseco Blanco de Sophia Coursan&Isabel Cuevas (Espiga de Plata) y Viña Romale Semiseco Blanco, macabeo-parellada-xarelo (Espiga de Bronce).

En la categoría de Cava Menor de 15 gramos de azúcar por litro (Brut Nature, Extra Brut, Brut) el ránking lo encabeza Viña Romale Brut Nature Rosado, garnacha, (Bodegas Romale), la plata fue para Puerta Palma Brut Blanco (Bodegas Marcelino Díaz) y el Bronce para Marqués de Badajoz Extra Brut Blanco (Bodegas Antonio Medina).

Diego Nieto, de Bodegas Romale, intervino para agradecer el premio y afirmar que el galardón es un incentivo para «seguir luchando en estos momentos».

En la entrega participó el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien afirmó, refiriéndose a los Premios Espiga, que «ésta es la mejor respuesta que podemos dar al virus». Reconoció el esfuerzo que han realizado las Denominaciones de Origen, productores e industriales, y concluyó que la pandemia ha acelerado cambios en el sector y la valoración de la calidad alimentaria.

Begoña García, consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, destacó la victoria en tribunales sobre el cava extremeño y las ayudas para el sector ibérico «que no son soluciones para nada pero sí una ayuda».

Por su parte, el alcalde de Almendralejo, José María Ramírez, como representante de la ‘Ciudad del Cava’, destacó la importancia que tiene el sector para su ciudad. También invitó a «maridar las comidas con cava de Almendralejo que es una apuesta segura», dijo.

Finalmente, el presidente de Caja Rural de Extremadura, Urbano Caballo, subrayó la satisfacción que supone apoyar a los productos de calidad de la región y animó a los profesionales a plantear sus ideas, iniciativas e inquietudes a la entidad financiera para ayudarles en todo lo posible. El año que viene espera que el acto ya pueda celebrarse de manera presencial.