+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El sector del corcho prevé que esta campaña sea positiva en la región

Gracias tanto a las condiciones meteorológicas como al momento del ciclo de saca

 

Dos trabajadores extraen el corcho de un alcornoque. - CICYTEX

REDACCIÓN
09/05/2019

El sector del corcho extremeño prevé una campaña «positiva» durante este año, gracias tanto a la evolución de las condiciones meteorológicas como al momento en el que se encuentra el actual ciclo de saca. En este sentido, el presidente del Clúster del Corcho de Extremadura-Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho (Asecor), Joaquín Herreros de Tejada, explica que las últimas lluvias que se han producido en la comunidad autónoma beneficiarán al desarrollo de la campaña, pues garantizan que no haya problemas de extracción, informa EFE.

Esta circunstancia permitirá afrontar con garantías el momento actual de saca, donde a tenor de los resultados obtenidos en el anterior ciclo, se espera un aumento de la producción que será del entorno al 20% con respecto a la contabilizada durante 2018.

Así, frente a la producción del pasado año, ejercicio que registró unos con valores excepcionalmente bajos, el sector confía en obtener este 2019 en torno a las 22.000 toneladas, una cifra que se sitúa en los niveles promedio que han venido registrándose en la comunidad autónoma.

«Este año estará dentro de la normalidad tanto en volúmenes totales como en capacidad técnica de la saca, por lo que será una buena campaña, y sin los sobresaltos del año pasado», aclara Joaquín Herreros de Tejada.

Según precisó, la llegada esta semana de días más frescos hará que la campaña 2019 se inicie probablemente a principios de junio, lo que supone hacerlo algo después de lo habitual, aunque «quien lo decidirá será el propio árbol, que es quien dice cuando se puede sacar».

Por otra parte, Joaquín Herreros de Tejada expresó que la parte industrial del sector se intenta recuperar de un año complicado como fue 2018, sobre todo por un nivel de precios muy alto que provocó un ejercicio complejo.

No obstante, las condiciones de este ejercicio hacen prever que los precios se muevan en unos valores «más razonables», que estarán en los del entorno de 2016 y 2017. Herreros de Tejada recordó que la industria corchera no puede repercutir esas alzas elevadas de precios en los clientes finales, por lo que esos precios acaban afectando a sus cuentas de resultados.

A su juicio, en toda la cadena del sector «debe existir un equilibrio», y «tensándose demasiado el nivel de precios» en una parte de esa cadena «al final se producen desequilibrios que son malos» para el sector.