+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

las mujeres se han hecho un hueco en la cultura chilena a golpe de irreverencia y subversión

De Parra a Tijoux, las subversivas mujeres de la cultura chilena

 

Patricia Nieto Mariño (EFE)
27/11/2020

Desde las icónicas Violeta Parra y Gabriela Mistral hasta las contemporáneas Ana Tijoux, LasTesis o Nona Fernández, las mujeres se han hecho un hueco en la cultura chilena a golpe de irreverencia y subversión.

Todas ellas han logrado a través de su arte ser el altavoz de la realidad del país en distintos momentos históricos y ser el ojo crítico que desafió a un mundo donde, por regla general, los hombres tienen más oportunidades que las mujeres.

En la música, la cantautora Violeta Parra (1917-1967) entró al panteón de los inmortales gracias a sus letras cargadas de alto contenido ideológico, que fueron capaces de exportar al mundo las injusticias del Chile rural y sirvieron de caldo de cultivo para las ideas del gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973).

Más de 50 años después, una reivindicativa Ana Tijoux cambió la característica guitarra de Parra por el micrófono para denunciar a través del rap la violencia machista, la presión contra grupos indígenas e incluso los abusos policiales durante las manifestaciones del último año en Chile.

"Una no amanece combativa. Se trata de tener sensibilidad con el autoritarismo, el machismo y la violencia. Es una respuesta a todo esto y, en mi caso, tiene que ver con arte", explicó a Efe la cantante, recientemente incluida por la BBC en su lista de las 100 mujeres más influyentes de 2020.

Junto a Tijoux, la cantante Mon Laferte, el otro rostro visible de la música chilena, se convirtió también en símbolo de la lucha contra la injusticia cuando en 2019 sacudió la alfombra roja de los Grammy latinos al abrir su vestido y dejar a la vista sus pechos con el mensaje: "En Chile torturan, violan y matan".

A estos dos portentos de la música chilena se suman otras mujeres como Yorka (el dúo de las hermanas Yorka y Daniela Pastenes, de 29 y 25 años) o Camila Moreno, de 35, que han sabido en los últimos años tomar el relevo en el género de la canción protesta para promover las tradiciones étnicas y plantar cara a la desigualdad.

"Muchas mujeres hemos estado extremadamente presentes en la historia cultural y en la historia de las revoluciones solo que ahora por fin obtenemos reconocimiento. Es una deuda histórica", agregó Tijoux.

DE LA CANCIÓN A LA PERFORMANCE

Las demandas de las chilenas traspasaron la industria musical y se introdujeron en el arte de la 'performance' en 2019, cuando el colectivo feminista LasTesis fue capaz de idear una intervención que poco tardó en convertirse en un himno mundial contra la violencia machista: "Un violador en tu camino".

"Vivimos en un territorio muy opresor y no hay manera de que el lenguaje creativo hable de otra cosa. Crear y ser indiferente a eso es muy difícil", aclaró a Efe Sibila Sotomayor, una de las cuatro integrantes del colectivo.

Irreverentes y espontáneas, Sotomayor, Dafne Valdés, Paula Cometa y Lea Cáceres crearon esta canción coreografiada que se reprodujo por todo el mundo, en México, Francia o incluso Líbano y se convirtieron en el símbolo de una nueva generación de mujeres que alzan la voz contra el machismo.

"Tenemos muchos motivos por los que tener rabia y muchas luchas por derechos como el aborto libre y el eterno repudio a las prácticas patriarcales", agregó por su parte Valdés.

"TRAFICAR CON LA PLUMA DE LAS MUJERES"

En lo que respecta a las letras, Chile estará siempre ligado al nombre de la eterna Gabriela Mistral, la única mujer latinoamericana con el Premio Nobel de Literatura (1945) y un icono feminista en la región por su faceta de mujer trabajadora, independiente y viajera.

Para Felipe Mella, director del emblemático centro cultural Gabriela Mistral (GAM), uno de los más importantes del país, la poetisa era una "adelantada a su época".

"A principios del siglo XIX, ya lideraba algunas luchas vigentes a día de hoy como la educación pública, la diversidad sexual, el feminismo", señaló a Efe.

A su vasto legado se suma ahora la obra de otras grandes escritoras como Isabel Allende, que desde hace años adorna escaparates de todo el mundo, o más recientemente Nona Fernández, nominada en 2019 al Premio Nacional de Literatura Estadounidense en la categoría de obra extranjera traducida al inglés.

Aunque de forma más sutil a Tijoux o LasTesis, Fernández ha sabido releer la historia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) a través de sus novelas -Mapocho o Space invaders-, con una prosa sagaz y un sentido crítico que ha sido elogiado incluso por la cantante Patti Smith.

"Desde la literatura las mujeres hemos aprendido a recomendarnos porque nos cuesta estar en las vitrinas. Cuando viajamos tenemos que llevar libros de compañeras, traficamos con la pluma de las mujeres", expresó la escritora a Efe.

Entre esta generación de nuevas escritoras, agregó la novelista, destacan la poeta mapuche Daniela Catrileo o la joven Alia Trabucco, cuya primera obra, que ha recibido diversos premios, es una incursión en la historia reciente del país.

"Esta generación es la misma que salió a la calle con 'Un violador en tu camino' y ahora reivindica a través de la escritura", concluyó.