+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TRIBUNA

Coria, milenaria, episcopal y nobiliaria

 

Coria. La catedral custodia el mantel de la Última Cena. - miguel antonio chaparro corón

José Manuel Bueno Calle (técnico de patrimonio y turismo cultural del Ayuntamiento de Coria)
18/01/2018

La Ciudad de Coria, antigua sede del marquesado de Alba, señorial y episcopal, atesora bajo el reposado silencio de sus recuerdos un magno legado de cultura y civilización como símbolos inequívocos de una urbe con más de dos milenios de historia ininterrumpida fraguada por los distintos pueblos que se asentaron por estas ricas tierras de vega: vettones, romanos, visigodos, árabes, judíos y cristianos, en las que dejaron diseminadas su impronta y sus huellas por cada uno de los evocadores rincones de su coqueto Casco Histórico, declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico, lo que la convierten en uno de los núcleos poblacionales más antiguos de la fértil Extremadura.

Un apacible y reposado paseo por las silenciosas callejuelas, plazas y plazuelas que describen el irregular trazado medieval de su ciudad intramuros, nos permitirá descubrir desde sus añejas tradiciones, a los distintos episodios de la historia del municipio que quedan, en parte, atestiguados por el magnífico legado monumental que atesora.

Desde las amuralladas defensas militares erigidas por los hijos del Lacio durante el Imperio Romano, hasta el dominio y el poder señorial simbolizado por el imponente Castillo Ducal de Alba, pasando por ese arcón de fe y cultura que es la Catedral de Santa María de la Asunción, cuyo Museo de Arte Sacro atesora un abundante legado de riquezas artísticas, documentales y espirituales destacando, por encima de todas, el Sagrado Mantel de la Última Cena. Una historia que comenzó hace 2.000 años, que ha servido para que el lienzo en el que se produjo una de las crónicas más importantes de la vida de Cristo, se haya convertido en un tesoro histórico y espiritual único, exhibido en la seo cauriense desde hace más de 500 años. Devoción, cultura y turismo, sobre una de las piezas sagradas más preciadas e importantes de la tradición cristiana desde la antigüedad, que la Ciudad de Coria y su Catedral vuelven a mostrar al mundo al objeto de restablecer su antiguo esplendor como Reliquia Universal de la Cristiandad.