+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RUPTURA MILLONARIA

La exmujer de De Niro exige la mitad de la fortura del actor y empresario

Grace Hightower y sus abogados le exigen al actor el 50% de lo que ha ganado desde que firmaron su acuerdo prematrimonial

 

obert de Niro y Grace Higtower, en abril del 2015. - JAMIE MCCARTHY

EL PERIÓDICO
10/06/2019

Después de 30 años juntos y con dos hijos en común, el pasado noviembre Robert de Niro, de 75 años, y Grace Hightower, de 64 años, anunciaban un divorcio que va a traer cola puesto que la actriz y cantante está dispuesta a pedir mucho más de lo inicialmente estipulado en su contrato prematrimonial que firmaron. Hightower exige al que ha sido su marido durante más de 21 años la mitad de su fortuna, estimada en unos 500 millones de dólares (443 millones de euros), según 'Page Six'.

La pareja se casó en 1997 y se separó en 1999, y antes de volver a unirse establecieron un contrato, en el 2004, con los términos de un posible segundo divorcio, como así ha sido. Según 'Page Six', ese contrato establecía que Hightower se quedaría con un apartamento en Nueva York valorado en seis millones de dólares, con medio millón de dólares (443.000 euros) en efectivo y que recibiría una pensión anual de un millón (885.000 euros).

Sin embargo, la actriz asegura que su exmarido tiene una fortuna estimada en más de 500 millones gracias a las ganancias de sus películas y también de su participación en la cadena de restaurantes de sushi Nobu y en Tribeca Grill, además de sus hoteles y productoras. Lo que reclama Hightower es que, desde el 2004, él ha ganado más de 300 millones "a través de 35 negocios y 38 películas", según le contaron los abogados de la actriz al juez. Por su parte, los abogados del actor aseguran que Hightower quiere desplumarle.

Establecer los términos económicos del divorcio se alargará durante varias jornadas. El divorcio, de hecho, tiene visos de convertirse en uno de los más caros de la historia de Hollywood, siguiendo la estela del de Harrison Ford (que le pagó a Melissa Mathison 72 millones tras su separación en el 2004), el de James Cameron y Linda Hamilton (que le costó 44 millones al director), el de Madonna y Guy Ritchie (ella le pagó unos 60 millones de euros) o el de Mel Gibson, que pagó 380 millones de euros a su exmujer, Robin, en el 2011.