+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

73ª EDICIÓN DEL FESTIVAL

El 'joven Papa' de Sorrentino revoluciona la Mostra

El director italiano presenta en Venecia la fascinante serie 'The young Pope', con Jude Law en el papel del transgresor pontífice Pío XIII

 

Jude Law, Paolo Sorrentino y Cecile de France, en la presentación de 'The young Pope' en Venecia. - EFE / ETTORE FERRARI

NANDO SALVÀ
03/09/2016

'The young Pope' no se va a llevar ningún premio en la Mostra. En primer lugar, no ha sido incluida en la competición porque, en segundo lugar, ni siquiera es una película, aunque su director, Paolo Sorrentino, la haya rodado como si lo fuera. Y, sin embargo, es más que probable que ninguna de las aspirantes al León de Oro esté a su altura. Tal vez, es cierto, esa afirmación sea aventurada a juzgar tan solo por los dos episodios que el certamen ha estrenado (la teleserie consta de 10), pero el caso es que esos 112 minutos le dejan a uno con las ganas irrefrenables de más.

Y es poco probable que la cosa se tuerza. Ese primer quinto de la historia, retrato de un Papa joven que irrumpe en un Vaticano hipotético pero del todo creíble y lo pone patas arriba, le basta a Sorrentino para crear un fascinante universo que sin duda no resultará extraño a quien esté familiarizado con su obra previa y en concreto con la que quizá sea su mejor película, 'Il Divo'. Aquella crónica del descalabro político de Giulio Andreotti incluía la misma combinación de intrigas palaciegas, secretismo, conspiraciones y paranoia que nutren 'The young Pope' y, ahora como entonces, por la pantalla desfila una plétora de personajes que callan muchas cosas.

A lo largo del metraje proyectado un cardenal intenta suicidarse, otro sale del armario y otro ve cómo la llegada del nuevo Papa lo arrincona. Conocemos a la hermana Mary (Diane Keaton), que crió al Pontífice cuando era un niño huérfano y ahora se convierte en su mano derecha, y al cardenal Gutiérrez, interpretado por Javier Cámara (la serie es coproducción española), que en futuros episodios ganará peso en la Santa Sede.


DAFT PUNK EN EL VATICANO

A quien no hemos conocido es al Papa mismo, Pío XIII, magistralmente interpretado por Jude Law. Sabemos que por las mañanas solo desayuna una Cherry Coke Zero y que conoce a Daft Punk, que está azotado por las dudas y que puede ser un déspota y hasta despreciar y humillar a quienes llenan San Pedro para adorarle; pero, como él mismo confiesa, le gusta que los demás no sepan lo que piensa, de manera que, también para nosotros, es un enigma.

Mientras captura todo eso, Sorrentino vuelve a mostrar el mismo gusto por los personajes idiosincráticos y todos los elegantes movimientos de cámara, intrépidas perspectivas y preciosistas composiciones que tan hipnóticos resultaban en sus obras triunfales -'Il Divo' (2008), 'La gran belleza' (2013)- y tan cargantes se hacían en las fallidas -'Un lugar donde quedarse' (2011), 'Youth' (2015)-. 'The young Pope' sin duda acabará situada en el primer grupo por mucho que, previsiblemente, se le echen encima sus paisanos (en Italia con las cosas de comer no se juega) y, en especial, cómo no, el Vaticano.

"Mi intención ha sido únicamente indagar en las contradicciones y dificultades del clero. Al fin y al cabo, el Papa no deja de ser un cura muy especial", afirma Sorrentino. "Lo que piensen es su problema. Si tienen la paciencia de ver la serie entera, verán que está hecha sin prejuicios, con honestidad y curiosidad". Confirmaremos que tiene razón cuando 'The young Pope' se emita en nuestras pequeñas pantallas, próximamente. Ya está tardando.