+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REVISIÓN HISTÓRICA

Alemania hace examen de conciencia 30 años después de la caída del muro de Berlín

El debate sobre la terapia 'shock' económica aplicada sobre la extinta RDA toma fuerza. La privatización de empresas estatales es vista hoy como una conquista económica y financiera

 

Centenares de alemanes orientales suben al muro cerca de la Puerta de Brandenburgo, el 11 de noviembre de 1989. - GERARD MALIE (AFP)

ANDREU JEREZ
08/11/2019

La mañana del 9 de noviembre de 1989, pocas horas antes de la legendaria rueda de prensa en la que Günter Schabowski, funcionario del Partido Socialista Unificado de Alemania oriental (SED), anunciara por sorpresa la apertura del muro de Berlín, pocos creían realmente que la reunificación alemana fuera un escenario verosímil para Europa y para el resto del planeta.

Nadie en Washington, Moscú o Berlín podría haberse imaginado aquella mañana de 1989, poco antes de la apertura de la frontera entre las dos Alemanias, que la Unión Soviética cedería tan rápido el control de la República Democrática Alemana (RDA), su pieza más importante en la línea divisoria que separaba los dos bloques. Tres décadas más tarde de aquel día que cambió el mundo y supuso el principio del fin de la guerra fría, esa es una de las pocas cosas sobre las que hay consenso acerca la reunificación.

30 años después de la caída del muro de Berlín se están abriendo en Alemania una serie de debates acerca de lo que se hizo bien y mal en el proceso de reunificación de dos países que parecían destinados a vivir separados hasta el fin de los tiempos. La dimensión económica es uno de los factores que más controversia genera. El debate viene alimentado por el actual auge de la ultraderecha en Alemania oriental y también por las claras diferencias que todavía existen entre las dos partes del país: la brecha en los salarios, las pensiones, el PIB per cápita, la recaudación fiscal o las posiciones directivas sigue siendo una realidad en el 2019.

Lejos de cerrarse, esa zanja amenaza con abrirse aún más: que "el crecimiento económico y el potencial financiero se sigan distanciando" es un peligro real, advierte el Instituto Alemán para la Investigación Económica (DIW) en un informe reciente que hace hincapié en una crisis demográfica que se ceba especialmente con los antiguos territorios de la RDA.

TERAPIA DE 'SHOCK'

Dos procesos fueron claves en el proceso de reunificación económica de dos sistemas antagónicos: la unión monetaria introducida el 1 de julio de 1990 y la privatización de las propiedades estatales de la RDA, un proceso que llevó años. Ambos siguen teniendo hoy consecuencias en la situación económica de Alemania oriental, como coinciden historiadores y economistas.

La unidad monetaria "supuso una revaluación de facto de más del 100% de una economía que era mucho más débil que la de Alemania occidental", escribe el politólogo Hajo Funke en su libro 'La lucha por el recuerdo'. La terapia de 'shock' aplicada sobre la economía planificada y estatal germano oriental -que de la noche a la mañana tuvo que adaptarse al libre mercado y comenzar a competir con las empresas occidentales- supuso que la RDA viese cómo las exportaciones a sus principales compradores -las economías del campo socialista- se hundieron en un par de años.

Los efectos prácticos fueron el desmantelamiento de la estructura industrial de la Alemania oriental, que fue transformada a marchas forzadas en una economía eminentemente de servicios, y la pérdida de los puestos de empleo de más del 80% de la masa trabajadora de la RDA. "En 1993, solo el 18% de los ciudadanos germano orientales desempeñaban el mismo trabajo o estaban empleados en la misma institución que en la RDA", explica Ilko-Sascha Kowalczuk, historiador y autor de 'La toma. Cómo Alemania oriental se convirtió en parte de la República Federal', libro recién editado.

¿QUÉ FUE LA 'TREUHAND'?

Kowalczuk, hijo de un comunista militante de la RDA y convencido defensor de la reunificación alemana, usa conscientemente la palabra alemana 'Übernahme' (toma) para describir el proceso de reunificación política y económica. Durante mucho tiempo, esa palabra fue evitada en ámbitos políticos y académicos de la Alemania reunificada por tener una connotación postcomunista y revisionista de la historia. El concepto gana hoy adeptos.

La 'Treundhandanstalt' (Agencia de Fideicomiso) fue la encargada de llevar a cabo el proceso de privatización de las propiedades estatales de la RDA. Creada por el gobierno transitorio de Alemania oriental tras la caída del muro, nació con el objetivo de gestionar todo ese patrimonio en defensa del "interés general" de la ciudadanía del este del país. Se acabó convirtiendo en una agencia de liquidación de las empresas públicas y las propiedades del estado vencido, ensombrecida por acusaciones de nepotismo y corrupción, y de cuya actividad sacaron provecho las grandes empresas de Alemania occidental, que vieron como su potencial competencia oriental era desmantelada.

La 'Treuhand' es todavía hoy blanco de la ira de muchos ciudadanos de la extinta RDA y su papel sigue generando debate político. El partido La Izquierda, parcialmente heredero del antiguo partido único SED, pide la apertura de una comisión parlamentaria que investigue la actividad privatizadora de un actor clave de una reunificación que, a la vista de sus consecuencias todavía hoy visibles, tuvo muchos elementos de conquista económica y financiera de la Alemania occidental sobre la oriental.