+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Las negociaciones preliminares para un Ejecutivo estable fracasan en Italia

Bersani se niega a formar Gobierno con Monti y Berlusconi

 

Pierluigi Bersani. -

EL PERIÓDICO
30/03/2013

La configuración de Gobierno en Italia se complica. Las aspiraciones de Berlusconi de volver al Gobierno italiano han chocado de pleno con la posición del líder de la izquierda y ganador de las elecciones Pierluigi Bersani. El líder del Partido Demócrata se niega a un Ejecutivo estable a costa de aliarse con Berlusconi y con Monti.

El líder del Pueblo de la Libertad (PDL), SilvioBerlusconi, insistió este viernes en que la única solución para que Italia salga de la parálisis creada por los ajustados resultados de las elecciones es la de formar un Gobierno de unidad nacional.

Así lo expresó Berlusconi al salir de la reunión que mantuvo de cerca una hora y media con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien volvió a abrir una ronda de consultas con las principales formaciones políticas después del fracaso para formar Gobierno del líder de la coalición de centroizquierda, Pierluigi Bersani.

GOBIERNO DE COALICIÓN

Bersani, vencedor de las elecciones pero que no cuenta con los números necesarios en el Senado para su investidura, reconoció el jueves su fracaso en la búsqueda de apoyos para la formación de Ejecutivo, aunque no se rinde en su objetivo de liderar el futuro Gobierno. Mientras tanto, Berlusconi tienen una gran oportunidad para volver al poder y ha afirmado que "la posición de la coalición de centroderecha no ha cambiado" y que la única solución es "un Gobierno de coalición" en el que participen tanto el PDL, el Partido Demócrata (PD) de Bersani, la Liga Norte y la Elección Cívica del presidente del Gobierno en funciones, Mario Monti. El partido de Mario Monti apoya la idea.

BERSANI, CONTRARIO

Por el contrario, el Partido Demócrata considera que un Gobierno de unidad nacional con las fuerzas de mayor representación parlamentaria de Italia, entre ellas la de Silvio Berlusconi, no es la solución idónea para salir de la situación de ingobernabilidad arrojada por las elecciones. La formación así se lo comunicó al presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Las presiones de Berlusconi aumentan y, como ya había manifestado en la primera ronda de consultas que celebró Napolitano, aseguró que está seguro de que las fuerzas políticas pueden "llegar a un acuerdo" para aprobar las reformas económicas más urgentes para el país. "No consideramos que haya otra solución si queremos dar resultados a la situación del país", dijo.

BÚSQUEDA DE UN LÍDER

Berlusconi añadió además que como líder de ese Gobierno aceptaría tanto a Bersani como a otro candidato del centroizquierda, pero no desveló si Napolitano les ha propuesto otra personalidad política como alternativa o cuál es su posición al respecto.

Hasta ahora, Berlusconi había insistido en que como los presidentes de la Cámara y del Senado han sido elegidos por el PD, el nuevo presidente de la República tiene que proceder del área "moderada".