+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NEGOCIACION DE PAZ

Blair convence a palestinos e israelís para volver a dialogar

 

RICARDO MIR DE FRANCIARICARDO MIR DE FRANCIA 11/09/2006

En una maniobra desesperada para maquillar su desprestigiada imagen --tanto a nivel nacional como internacional--, el primer ministro británico, Tony Blair, arrancó durante su visita a Oriente Próximo, realizada este pasado fin de semana, un compromiso de israelís y palestinos para que reanuden el diálogo que habían interrumpido ambas partes hace ya más de un año.

Tras mantener una reunió con el primer ministro británico en Ramala, el presidente palestino, Mahmud Abbás (alias Abú Mazen ), dijo ayer que está "listo" para reanudar "sin condiciones" la negociación con Israel. Con esta voluntad respondía al deseo "incondicional" que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, había expresado el sábado ante Blair en Jerusalén.

Sin embargo, las esperanzas de reavivar el proceso de paz en el marco de la Hoja de ruta y una solución basada en la coexistencia de dos estados, como pidió Toni Blair, son escasas, y responden más a las necesidades de tres mandatarios en plena caída libre y a la deriva que a la realidad. En Ramala, donde fue recibido con una pequeña manifestación de protesta, Blair defendió la formación de un Gabinete palestino de unidad que permita poner punto y final al actual embargo internacional.

Si se crea dicho Gobierno, creo que es justo que la comunidad internacional trate con él", manifestó el mandatario británico.

EXIGENCIA "INJUSTA" No obstante, la posibilidad de un Gobierno de unidad, a pesar de la confianza mostrada por Abú Mazen, tiene escasas opciones de concretarse. Hamás, que gobierna en solitario, reiteró ayer su deseo de establecer un Gobierno de coalición "siempre que no responda a pautas dictadas".

El portavoz del movimiento islamista, Sami Abú Zuhri, rechazó, pues, esa exigencia. Además, la calificó de "injusta, parcial y condicionada".