+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRISIS MIGRATORIA EN EL MEDITERRÁNEO

Camps asegura que ha hablado con Macron y Merkel sobre el 'Open Arms' pero no con Sánchez

"El presidente de Francia nos ha dicho que se ponía en marcha", dice el activista catalán. La oenegé teme la llegada de un temporal que puede agravar la ya complicada situación de los 151 migrantes a bordo del barco

 

Open Arms urge a Europa a ofrecer un puerto ante la llegada de un temporal. - OPEN ARMS

El Periódico
14/08/2019

El fundador de la oenegé Proactiva Open Arms, Òscar Camps, ha asegurado este miércoles mantener contactos con el presidente de Francia, Enmanuele Macron, y la cancillera alemana, Angela Merkel, sobre la situación de los 151 migrantes que siguen a bordo del barco español, situado 40 kilómetros de la isla italiana de Lampedusa a la espera de recibir una autorización para desembarcar.

"Con Merkel y con Macron he tenido contactos estos días y también con el presidente del Parlamento Europeo (David Sassoli)", ha explicado Camps al ser preguntado por si los contactos se habían producido desde que el 'Open Arms' permanece a la espera de poder desembarcar los migrantes rescatados. "El presidente francés recibió la información y la respuesta que hemos obtenido es que se ponía en marcha", ha explicado el activista catalán en una entrevista con la cadena SER.

Sin embargo, ha asegurado no haber podido contactar personalmente con el presidente español, Pedro Sánchez, quien ha declinado hasta en tres ocasiones en los últimos meses reunirse con el fundador de la oenegé. "En su día nos conocimos, quedamos para tomar un café y desde entonces hicimos tres peticiones, pero me han contestado por escrito que no", ha dicho Camps.

LLAMADA A EUROPA

El fundador de Open Amrs ha agregado que su intención no es "perjudicar a ningún Gobierno, pero tampoco dejar morir a la gente en el mar", y ha insistido en la responsabilidad de Italia de garantizar un puerto seguro para la embarcación. Según Camps, ya han agotado "todas las vías administrativas y legales para forzar a Italia", pero la organización sigue intentando que los gobiernos europeos "atiendan y acojan" y ha lamentado que la Unión Europea no haya sido capaz de arbitrar un sistema de reparto de migrantes.

"Si la misma Unión Europea no es capaz de poner orden dentro de los 28, para eso están los tribunales", ha indicado Camps, quien ha asegurado que "son los políticos quienes parece que son antisistema y las oenegés las que están cumpliendo con el derecho internacional".

Camps también ha explicado que el ambiente entre los migrantes en el barco es cada vez más tenso debido a la precariedad de la situación. "El umbral de tolerancia y de violencia es muy alta. Hay discusiones por un trozo de sombra, de comida, el baño... Las condiciones climatológicas también dificultan; son 13 días sin poder ni siquiera llamar a tus padres para decir que estás vivo, 13 días desaparecido". Las personas rescatadas del 'Open Arms' son pertenecen a 10 nacionalidades distintas y vienen de padecer torturas, violaciones y esclavitud.

TEMPORAL INMINENTE

La preocupación en el barco va en aumento además porque se prevé la llegada de un temporal de mar en las próximas horas. La jefa de misión, Anabel Montes, ha exlicado que se preveían vientos de hasta 22 nudos y un oleaje de dos metros de altura.

Por otro lado el buque 'Ocean Viking', fletado por las oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée, ha rescatado a 356 personas en cuatro operaciones distintas y ha anunciado que deja las aguas internacionales frente a Libia para acercarse a Europa en busca de puerto, es decir, a las costas de Italia y Malta.

Salvini ha pedido que estas personas sean desembarcadas en Libia, a pesar de que numerosos entes internacionales no consideran un puerto seguro el país africano, en guerra desde el 2011. De hecho, entre los rescatados por el 'Ocean Viking' hay personas con marcas de la violencia física y psicológica vivida en su periplo hacia Europa, ha afirmado el coordinador de MSF, Jay Berger.