+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PRESIDENCIA EN APUROS

Los demócratas abren en el Congreso la mayor investigación de Trump

Envían 81 cartas pidiendo documentos e información a familiares, asociados y agencias del gobierno Si prueban obstrucción a la justicia, corrupción o abuso de poder podrían poner en marcha el 'impeachment'

 

El presidente Donald Trump abraza la bandera de Estados Unidos en la Conferencia de Acción Política Conservadora. - AP / CAROLYN KASTER

Idoya Noain
04/03/2019

Las consecuencias para Donald Trump de la trascendental victoria que lograron los demócratas al hacerse en las legislativas de noviembre con la mayoría de la Cámara Baja se han hecho evidentes para el presidente de Estados Unidos este lunes. El Comité Judicial en esa cámara ha puesto en marcha la mayor investigación hasta la fecha sobre el presidente, su Administración y sus negocios. Buscan determinar si ha habido obstrucción de la justicia, corrupción y abuso de poder. Y, de probarlo, podrían poder en marcha el proceso de impeachment.

El comité, que preside el demócrata Jerrold Nadler, ha enviado 81 cartas a familiares de Trump, asociados empresariales y políticos, la Casa Blanca y varios departamentos del gobierno pidiendo documentos, que ahora tienen dos semanas para entregar. De no hacerlo, el comité podría empezar a solicitarlos con citaciones. El proceso, en cualquier caso, se augura lento y puede ser frenado si quienes han recibido las cartas apelan a los tribunales o si la Casa Blanca intenta hacer uso del poder ejecutivo para negarse a entregar información. De momento la portavoz de Trump, Sarah Huckabee Sanders, solo ha constatado en un comunicado que se ha recibido la petición del comité y ha dicho que tanto el consejo legal y otros cargos de la Casa Blanca "la revisarán y contestarán en el momento adecuado".

Entre quienes han recibido las cartas están los hijos del presidente Donald Jr. y Eric Trump; su yerno y asesor Jared Kushner; la Organización Trump y la clausurada Fundación Trump; los equipos de campaña y transición, el comité que se encargó de la toma de posesión y su presidente, Tom Barrack; exasesores de la Casa Blanca como Hope Hicks y Stephen Bannon y la Casa Blanca y el Departamento de Justicia. Asimismo, el comité ha enviado misivas a Allen Weisselberg y Alan Garten, respectivamente consejero financiero y abogado de la Organización Trump; Rhona Graff, que fue secretaria personal de Trump; y David Pecker, el presidente de American Media Inc, la editora del 'National Enquirer', que pagó a la exmodelo de 'Playboy' Karen McDougal para silenciar su historia sobre una supuesta relación sexual con Trump, algo que también se hizo en el caso de la estrella pornográfica Stormy Daniels. Esos son algunos de los nombres en los que puso el foco la semana pasada en su explosivo testimonio ante el Congreso Michael Cohen, el exabogado personal de Trump.

"Momento crítico para la nación"

Este es un momento crítico para nuestra nación y tenemos responsabilidad de investigar y tener vistas para que el público tenga todos los datos, es exactamente lo que pretendemos hacer, ha explicado en un comunicado Nadler, que ha prometido actuar rápidamente para reunir la información, valorar las pruebas y seguir los datos adonde lleven con total transparencia con el pueblo americano.

La palabra impeachment no se ha esgrimido en ningún momento y los demócratas quieren moverse con cautela. Ya en una entrevista la semana pasada con The New York Times Nadler explicó que necesitará ver pruebas contundentes que garantizaran un amplio consenso bipartidista para iniciar ese procedimiento y afirmó que de momento no existe ninguna de las dos.

El paso dado este lunes, no obstante, subraya la determinación de los demócratas de avanzar en la investigación del presidente en varios frentes. En uno de ellos coincide con las investigaciones abiertas por el fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones de EEUU y la posible colusión de la campaña de Trump. En concreto, se busca determinar si Trump obstruyó la justicia con acciones como el despido del director del FBI James Comey o intentando frenar, dificultar o incluso impedir el trabajo de Mueller. A Donald McGahn, que fue asesor legal de la Casa Blanca, le han solicitado, por ejemplo, todos los documentos relacionados con la dimisión de Michael Flynn como asesor de seguridad nacional, el despido de Comey, los intentos de despedir a Mueller y comunicaciones de Trump sobre Jeff Sessions, que fue primer fiscal general de Trump.

Otra de los frentes apunta más a las posibles incidencias de corrupción o abuso de poder y va en la línea de investigaciones abiertas por la fiscalía federal en Nueva York o a casos planteados ante la justicia en Maryland y DC sobre la posible vulneración de la clausula de emolumentos de la Constitución que prohíbe recibir dinero de gobiernos extranjeros.