+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Terror global Reconstrucción de la estructura de los extremistas de Bin Laden

España vuelve a ser base logística de Al Qaeda, igual que lo fue en el 11-S

Los radicales marroquís, argelinos y paquistanís financian la nueva trama con el tráfico de

 

ANTONIO BAQUERO JORDI CORACHANANTONIO BAQUERO JORDI CORACHAN 11/09/2006

Cinco años se cumplen hoy del 11-S. En la preparación de aquellos atentados, la trama terrorista que Osama bin Laden tenía en España jugó un papel básico. Ahora, un lustro después, responsables de los servicios de información españoles y extranjeros, así como expertos en terrorismo, afirman que España es "la puerta de entrada a Europa" de los terroristas islámicos y que el país vuelve a ser una de las principales bases logísticas de Al Qaeda en Occidente.

"Hoy por hoy, España es un santuario para Al Qaeda", afirma Abdalá Rami, un marroquí experto en terrorismo de la Universidad Hassan II de Casablanca. "Los terroristas están informados y saben que la policía española no da abasto y no tiene gente suficiente para vigilar a todos los sospechosos", dice Rami.

FACIL ENTRADA El experto destaca que esas redes saben "que a España se entra fácilmente como inmigrante ilegal y que las expulsiones apenas se ejecutan". Esos factores hacen, según Rami, que en España "las redes gocen de más facilidades para operar en terrenos tan variados como el reclutamiento y el envío de jóvenes a Irak o a campos de entrenamiento, la formación de células, la búsqueda de fondos para financiar esas actividades y la planificación de ataques".

"España vuelve a ser clave en la estructura de Al Qaeda en Europa", dice el delegado en España de un servicio secreto europeo, que avisa "del riesgo de que células magrebís instaladas aquí preparen atentados en países como Marruecos y Túnez".

Al Qaeda llegó a España a finales de los 80 de la mano de radicales sirios liderados por Mustafá Setmarian e Imad Edín Barakat, alias Abú Dahdah. A este núcleo duro de sirios se adhirieron después marroquís. "En España han residido piezas clave de Al Qaeda y, aunque muchos fueron detenidos, dejaron una estructura que aún se emplea", dice un agente español de la lucha antiterrorista.

El relevo de los sirios lo han tomado radicales marroquís y argelinos, coordinados por Amer el Azizi, un terrorista marroquí buscado por la policía. "Han reconstruido la trama española", explica este experto.

LADRONES Y TRAFICANTES Sin embargo, este nuevo santuario es diferente del que existió antes del 11-S. La Fundación Jamestown, un centro estadounidense especializado en el análisis del terrorismo, sostiene que "actualmente en la trama de Al Qaeda en España participan cada vez más delincuentes comunes" como ladrones o traficantes. Además, este centro afirma que los marroquís "asumen ahora el liderazgo". La otra diferencia radica en que antes los grupos radicales argelinos, marroquís y paquistanís actuaban cada uno por su cuenta, mientras que ahora "las redes son mixtas".

"Hoy colaboran terroristas de todas estas nacionalidades", dice un investigador español, que avisa de que tramas paquistanís, "que se expanden desde Ceuta y Melilla por todo el norte de Marruecos", trabajan con marroquís para introducir hachís en España y repartirlo por Europa, sobre todo en Bélgica y Holanda.

El salafismo, la doctrina radical de Al Qaeda, se ha instalado, además, en decenas de mezquitas situadas en Andalucía y Cataluña. Fuentes policiales señalan que un 10% de las mezquitas que existen en España siguen sus dictados.