+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ELIGIÓ EL MÉTODO DE SU MUERTE

El estado de Tennessee ejecuta a un hombre por quemar viva a su exnovia

Leroy Hall Jr. murió en la silla eléctrica luego de haber sido condenado a la pena capital por asesinar a Traci Crozier en abril de 1991

 

Leroy Hall Jr. fue ejecutado en la silla eléctrica en Tennessee. - AP

EL PERIÓDICO
06/12/2019

El estado de Tennessee (Estados Unidos) ejecutó en la silla eléctrica a Leroy Hall Jr., un hombre condenado a muerte por asesinar a su exnovia quemándola viva en 1991. A Hall, un hombre blanco de 53 años, lo declararon muerto a las 19.26 hora local (01.27 del viernes GMT) tras recibir dos descargas eléctricas en la Institución de Máxima Seguridad Riverbend, en Nashville, según notificó el Departamento Correccional de Tennessee.

Hall eligió la silla eléctrica como método de ejecución frente a una inyección letal, siendo el cuarto reo en poco más de un año que prefiere morir electrocutado en Tennessee. Ningún otro estado ha hecho uso de la silla eléctrica desde 2013.

Primero, recibió una descarga de 1.750 voltios durante 20 segundos, seguida por una pausa de 15 segundos y una segunda descarga de otros 1.750 voltios en 15 segundos antes de ser declarado muerto. Hall fue ejecutado por el asesinato de su exnovia Traci Crozier la noche del 16 de abril de 1991. En ese entonces tenían 24 y 22 años, respectivamente.

Semanas antes del asesinato, Crozier había roto la relación con Hall después de cinco años de convivencia. La noche del asesinato, Hall echó gasolina al vehículo de Crozier estando ella dentro, y después le prendió fuego. La mujer sufrió quemaduras en el 95 % de su cuerpo y murió horas después en el hospital.

Según un artículo del diario local The Tennessean, los médicos del Hospital Erlanger de Chattanooga, donde murió Crozier, declararon que las quemaduras de la mujer eran las peores que jamás habían tratado. Una vez detenido, el ejecutado confesó el asesinato y dijo a los investigadores que le prendió fuego a Crozier porque ella no quiso retomar la relación y se burló de él.

Antes de su ejecución, el estado de Tennessee le sirvió a Hall una última cena a su elección, que consistió en un sándwich de carne y queso conocido como "Philly cheestake", dos raciones de aros de cebolla, de postre una porción de pastel de queso y un refresco.