+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hermandades en pie de guerra

Las estudiantes de Harvard denuncian que la política contra el sexismo en la universidad es sexista

Sanciona desde 2016 la pertenencia a grupos sociales fuera del campus que no sean mixtos Creen que limita el espacio que se habían ganado precisamente ante el dominio de los hombres

 

Universidad de Harvard en Cambridge. - AP / ELISE AMENDOLA

MARÍA ARAGÓN
05/12/2018

Hermandades y fraternidades de la Universidad de Harvard están en pie de guerra contra la última medida de la universidad contra el sexismo.

En 2016, el prestigioso centro limitó con sanciones las actividades sociales fuera del campus instando a participar en grupos sociales mixtos. Lo hizo castigando con la imposibilidad de liderar grupos del campus, ser capitanes en equipos deportivos o incluso optar a prestigiosas becas como Rhodes y Marshall si se pertenecía a organizaciones exclusivas de hombres o mujeres.

Lo que en principio fue un intento de responder a las críticas por los informes sobre acoso sexual en la universidad y "actitudes misóginas" de varios miembros, se ha convertido en un bumerán en forma de demanda por discriminación por sexo. Este lunes, varias fraternidades y hermandades presentaron la demanda en un tribunal federal de Boston.

Liderada por las fraternidades Sigma Alpha Epsilon, Sigma Chi, las hermandades Kappa Kappa Gamma, Kappa Alpha Theta y tres estudiantes anónimos, alegan que estas acciones discriminan por sexo y promueven estereotipos sobre los estudiantes que se unen a organizaciones de hombres o mujeres exclusivamente.

Ellas consideran que se ha limitado un espacio que habían ganado precisamente como respuesta al dominio de los hombres en la universidad.

"El punto de vista de Harvard es que todas las organizaciones formadas por hombres son origen de agresiones sexuales", dice otra parte de la demanda. Irónicamente, los participantes de esta protesta consideran que un estudiante podría unirse al Ku Klux Klan o al partido nazi sin entrar en conflicto con las normas de Harvard.

"Deberían dejar el negocio de decirle a los estudiantes qué hacer en su tiempo fuera del campus", concluyó R. Stanton Jones, uno de los abogados demandantes.