+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DISTURBIOS EN EL NORTE DE ÁFRICA

Los estudiantes vuelven a tomar las calles en Argelia para decir 'no' a Bouteflika

Los manifestantes rechazan que las próximas elecciones sean manipuladas y que el presidente, en grave estado de salud, acceda al quinto mandato

 

Estudiantes de medicina protestan contra Bouteflika en Argel. - EFE

EL PERIÓDICO
03/03/2019

Miles de estudiantes volvieron a salir este domingo a las calles de Argelia para protestar contra la candidatura a un quinto mandato del presidente del país, Abdelaziz Bouteflika, gravemente enfermo, en el día en el que se cierra el plazo para presentar su candidatura. En Argel, los estudiantes universitarios se toparon con amplios cordones policiales a la céntrica calle de Charasse, una de las paralelas a la universidad de Fac Central, en pleno epicentro de la capital.

Al grito de "Jumhuriya machi mamlaka" (Esto es una república y no un reino) o "Makanch el khamsa, ya Bouteflika" (Bouteflika no habrá quinto mandato), los estudiantes avanzaron a la plaza de la Grand Post sin que se produjeran incidentes.

Concentraciones similares de estudiantes se produjeron en otros puntos de Argel y en las principales ciudades del país, desde las montañas de la Cabilia al oasis meridional de Adrar y en particular en grandes ciudades como Orán.

Esta es la segunda vez que los estudiantes desbordan las calles para protestar contra el "mandato de la vergüenza" tras las marchas del pasado martes. Las movilizaciones masivas contra la intención del mandatario empezaron el pasado 22 de febrero en Argel con una manifestación de una magnitud que se no se recordaba en la capital argelina en décadas.

El plazo para la presentación de candidaturas concluye esta medianoche y se desconoce si el presidente, que se encuentra ingresado en un hospital de Suiza, entregará su expediente a través de un representante. En la presidencia desde 1999, el mandatario sufrió en el 2013 un agudo "accidente cardiovascular" que ya le impidió hacer campaña para las presidenciales del año siguiente. Desde entonces no habla en público, se mueve en una silla de ruedas empujada por su hermano Said y sus apariciones públicas son inusuales, reducidas a las imágenes grabadas por la cadena estatal con motivo del consejo de ministro o de visitas de altos dignatarios extranjeros.

Hace un lustro que no viaja al extranjero y en los dos últimos años ha cancelado en el último momento por "recaídas de salud" reuniones ya confirmadas con altos responsables como la cancillera alemana, Angela Merkel, o el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamad bin Salmán.