+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CITA CON LAS URNAS

Evo Morales parte como gran favorito en las presidenciales de Bolivia

El actual presidente y exlíder de los cocaleros le lleva una ventaja de 18 puntos al historiador Carlos Mesa. Para ganar en primera vuelta necesita el 50% más un voto o 40% y diez puntos de diferencia con su rival

 

El presidente de Bolivia y candidato a la reelección, Evo Morales. - DPA / VANESSA CARVALHO

ABEL GILBERT
19/10/2019

Casi 7,4 millones de bolivianos están llamados mañana domingo a las urnas en unas elecciones presidenciales en las que dos palabras polarizan la intención de voto: la "continuidad" de la obra política realizada por el presidente Evo Morales desde el 2006 y el "cambio" que promueve la centroderecha.

Las encuestas favorecen "al Evo" por una ventaja de hasta 18 puntos respecto del historiador Carlos Mesa. Por la noche se sabrá si el exlíder de los campesinos cocaleros obtiene su reelección en la primera vuelta. Para que eso suceda, necesitará el 50% más un voto, o el 40% y una diferencia de diez puntos respecto a su inmediato rival. De lo contrario, deberá pelear por su reelección el 15 de diciembre en un segundo turno que inexorablemente unirá a toda la oposición y polarizará aún más a una sociedad no exenta de divisiones. El encono político a veces tiene tal calado que no es de extrañar que el propio presidente hiciera un llamamiento a "participar pacífica y activamente" en las elecciones.

Crecimiento ininterrumpido

"Estamos seguros de que será una fiesta democrática gracias a la conciencia y madurez de los electores", dijo también el jefe de Estado. Al margen del llamado a la convivencia, el Movimiento al Socialismo (MAS, en el poder) no deja de recordar que se ponen en juego 13 años de un inédito crecimiento ininterrumpido en el que fue el país más pobre de Sudamérica.

Desde hace años se habla de "Evonomics" para aludir a la Bolivia que ha crecido un 4,9% anual de promedio y ha mentenido una muy baja inflación. Para persuadir a los votantes indecisos, el MAS no encontró mejor idea que sugerirles que se miren en los espejos de las crisis de Argentina y Ecuador.

"Nos estamos jugando el futuro. Ayúdenme a construir una Bolivia mejor", pidió por su parte Mesa, convencido de que Morales, a quien llamó "el candidato ilegal" por haber obtenido su derecho a una nueva elección a partir de un cuestionado dictamen del Tribunal Supremo, "se va" del Palacio Quemado. El excocalero asegura que detrás de la amable sonrisa de Mesa se esconde el retorno del "FMI con sus privatizaciones".