+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MALASIA-FILIPINAS

Filipinas pide a Malasia que investigue los supuestos abusos en Borneo

 

EFE
11/03/2013

El Gobierno de Filipinas ha pedido a las autoridades malasias que investiguen los supuestos abusos cometidos por las fuerzas de seguridad contra los filipinos detenidos en la isla de Borneo, según indicaron hoy los medios locales.

El Ministerio de Asuntos Exteriores filipino apeló al respeto de los derechos humanos de los 79 filipinos, hombres y mujeres, detenidos por su supuesta relación con la milicia filipina enfrentada con las fuerzas de seguridad malasias en Borneo.

"Las alegaciones son alarmantes y las autoridades deberían intervenir de manera inmediata", señaló el Ministerio dirigido por Albert del Rosario.

Filipinas también solicitó permiso para visitar a los detenidos para garantizar que están siendo atendidos adecuadamente.

Al menos 62 personas, incluidos 8 policías, han muerto desde que unos 180 rebeldes de la milicia del Sultán de Joló desembarcaron hace un mes en la provincia de Sabah, en Borneo, para reclamar el territorio como parte del antiguo sultanato de Joló.

Las autoridades malasias informaron de que un adolescente de entre 12 y 15 años murió y otro hombre de unos 30 años resultó herido el domingo por disparos de los soldados cuando ambos se encontraban ocultos en unos matorrales.

La ONU y varias ONG, incluida Human Rights Watch (HRW), han pedido el cese de las hostilidades para poder atender a las víctimas y a los civiles desplazados por los enfrentamientos.

"La situación sobre el terreno en el conflicto de Sabah es todavía poco claro y el Gobierno de Malasia debería proveer información clara y precisa de lo que ha ocurrido", indicó Phil Robertson, subdirector de HRW en Asia.

Tras los primeros tiroteos que causaron bajas en ambos bandos principios de marzo, las fuerzas de seguridad malasias lanzaron una ofensiva el pasado martes por tierra y aire contra los rebeldes filipinos, quienes se negaron a deponer las armas.

El sultán de Joló, el filipino Jamalul Kiram III, envió a sus seguidores a esta parte de Borneo tras entender que sus reivindicaciones sobre este territorio habían quedado fuera del acuerdo marco de paz alcanzado el pasado octubre entre el Gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), la principal organización separatista de Filipinas.

El sultanato de Joló, establecido en el siglo XV, cedió Sabah a la Compañía Británica de Borneo Norte en 1878 y el territorio se incorporó a Malasia en 1963, contra los deseos del entonces sultán y el Gobierno filipino.

Desde entonces, las autoridades malasias pagan una suma simbólica a los descendientes del sultanato de Joló, que llegó a abarcar partes del sur de Filipinas y el noreste de Borneo y fue anexionado en 1917 por Filipinas, entonces bajo el dominio de Estados Unidos.

El sultán mantiene el título honorífico, aunque Joló (también Sulu) dejó de ser un sultanato para dividirse en varias provincias filipinas que hoy día forman parte de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán.