+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONFLICTO DIALÉCTICO

El G-7 desbloquea 18 millones de euros para ayudar a la Amazonia

El presidente galo dice que las potencias se comprometen a reforestar la zona. Macron espera que los brasileños «tengan pronto un presidente que esté a su altura»

 

Bosques de la Amazonia calcinados, cerca de Caneiras do Jamari. - VÍCTOR MORIYAMA / GREENPEACE BRAZIL

EVA CANTÓN
27/08/2019

Las relaciones entre Francia y Brasil se envenenan. Emmanuel Macron respondió ayer con inusitada virulencia a los ataques que el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, y su entorno, le han lanzado en las redes sociales durante los últimos días. La iniciativa francesa de incluir en la agenda de la cumbre del G-7 la crisis ecológica provocada por los incendios que llevan semanas arrasando la selva amazónica irritó a Bolsonaro hasta el punto de acusar a Macron de tener una mentalidad «colonialista».

El presidente francés echó más leña al fuego al anunciar que no ratificaría el Acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur porque el brasileño le había mentido y no estaba cumpliendo los compromisos medioambientales adquiridos en París.

A la ofensiva se sumó el ministro de Educación brasileño, Abraham Weintraub, al calificar a Macron de «cretino oportunista que busca el apoyo del lobby agrícola francés». «Francia es un país de extremos. Produce hombres como Descartes o Pasteur, pero también colaboradores de la Waffen-SS», tuiteó.

Pero lo que irritó sobremanera al presidente francés es que su homólogo brasileño se burlase de Brigitte Macron al publicar en Facebook un comentario ofensivo sobre el físico de la primera dama francesa, a la que comparaba en una foto con su mujer, Michelle Bolsonaro. «Ayer [Bolsonaro] creyó que era buena idea que uno de sus ministros me insultara y que él hiciera unas declaraciones extremadamente irrespetuosas hacia mi esposa», dijo en una rueda de prensa conjunta con el presidente chileno, Sebastián Piñera, en Biarritz.

«Seguro que a las mujeres brasileñas les da vergüenza leer eso de su presidente. Como tengo mucha amistad y respeto por el pueblo brasileño, espero que tengan rápidamente un presidente con un comportamiento a la altura», prosiguió.

Macron enumeró el rosario de encontronazos que ha tenido con Bolsonaro, entre ellos su falta de compromiso para reforestar el Amazonas o el plantón que le dio a su ministro de Exteriores, Jean Yves Le Drian, al anular su reunión porque tenía cita en el peluquero. «Es triste, pero sobre todo para él y los brasileños», resumió Macron. La respuesta de Bolsonaro fue casi inmediata: «No podemos aceptar que el presidente Macron lance ataques fuera de lugar y gratuitos contra el Amazonas».

La ONU pide más esfuerzos / Macron anunció que el G-7 desbloqueará una ayuda urgente de 20 millones de dólares (unos 18 millones de euros) para enviar aviones a la Amazonia a luchar contra los incendios en concertación con los países afectados. Además de la flota aérea, los líderes de las principales potencias mundiales han acordado destinar más ayudas a medio plazo para la reforestación de las zonas quemadas. Este capítulo tendrá que concretarse durante la Asamblea General de Naciones Unidas a finales de septiembre y coordinarse con Brasil, las ONG’s y la población local.

«El Amazonas absorbe el 14% del CO2 mundial. La pérdida del primer pulmón del planeta es un problema mundial. Ningún país puede decir que es el único afectado», subrayó Macron.

También el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para preservar el Amazonas y pidió un compromiso «mayor y más ambicioso» para luchar contra el cambio climático a la vista de que el planeta ha vivido entre el 2015 y el 2019 los años más calurosos jamás registrados.