+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONFLICTO EN ASIA

Hong Kong vive una jornada de tensión en torno al aeropuerto

Convocadas nuevas protestas y la policía establece medidas extremas de seguridad

 

Policía de Hong Kong advierte a manifestantes de la prohibición de las protestas. - GETTY / CARL COURT

AGENCIAS
07/09/2019

El aeropuerto de Hong Kong se ha convertido este sábado en el centro del objetivo de las protestas contra la represión gubernamental. Se esperaba a primera hora de este sábado un fin de semana de caos. Los manifestantes antigubernamentales planean congregarse en torno a la infraestructura por la tarde. La Policía ha establecido férreas medidas de seguridad.

A partir de las 09.00 hora local (01.00 GMT) de este sábado, los trenes al aeropuerto han evitado detenerse en las tres paradas entre la estación de Hong Kong y la del aeropuerto, y el servicio de facturación en la estación de Kowloon fue suspendido.

El centro financiero asiático registra su decimocuarta semana de manifestaciones contra el Ejecutivo, y los internautas piden a la gente que dejen de lado sus reconocibles camisetas negras y que se vistan de otros colores cuando vayan al aeropuerto hoy, en una forma alternativa de protesta llamada "Prueba de estrés del transporte aéreo". Asimismo, queda prohibido entonar eslóganes y destrozar las instalaciones.

La idea es que los manifestantes vayan de paisano y se mezclen entre las multitudes a partir de las 13.00 hora local (05.00 GMT) hasta tarde, haciendo que sea difícil identificarlos para la Policía, y así paralizar las operaciones en el aeropuerto.

El objetivo último es obligar al Gobierno a atender las demandas populares que rodean al movimiento contra la ley de extradición, que incluyen el establecimiento de un órgano independiente que investigue la supuesta brutalidad policial y la introducción del sufragio universal.

En LIHKG, un foro similar a Reddit utilizado por muchos jóvenes hongkoneses para organizar y coordinar eventos en el actual movimiento de protesta, algunos internautas pidieron atascar las líneas de transporte al aeropuerto de tres maneras: conducir una y otra vez hacia y desde el aeropuerto, subirse a los autobuses y también tomar el tren al centro de transporte aéreo.

Los manifestantes estarían incumpliendo la ley si entran en el aeropuerto, ya que éste obtuvo el mes pasado una orden judicial que prohíbe las protestas en la mayoría de las áreas de las terminales.

La acción de hoy se produce seis días después de una protesta similar en el aeropuerto, el pasado domingo, cuando miles de manifestantes vestidos de negro inundaron la terminal de autobuses a las afueras del complejo.

Después, algunos manifestantes radicales vandalizaron las estaciones de ferrocarril cercanas y lanzaron objetos a una sección de las vías del tren del aeropuerto. Los antidisturbios dispersaron a las masas, obligando a cientos de manifestantes a caminar seis horas a través de una autopista desde el aeropuerto de vuelta a la ciudad.

El plan para hoy parece indicar que la decisión del Gobierno de Hong Kong de ceder ante una de las cinco demandas de los manifestantes, la de retirar definitivamente el polémico proyecto de ley de extradición que dio inicio a las protestas, no ha logrado calmar a la gente.

El pasado día 4, la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, anunció la retirada oficial del proyecto, que originó el movimiento de protesta y que ha provocado una grave crisis política en Hong Kong; sin embargo, los críticos aseguran que el gesto es "demasiado poco" y que se produce "demasiado tarde".

Mientras tanto, las protestas callejeras no se detienen: anoche, miles de manifestantes inundaron las calles de Kowloon, y algunos prendieron fuego a las barricadas y destrozaron objetos en estaciones de metro como máquinas de venta de billetes y tornos.

Los manifestantes exigían a la operadora del metro local, MTR, que publicase las grabaciones de las cámaras de seguridad de la estación Prince Edward de la noche del 31 de agosto, cuando la Policía irrumpió en las instalaciones para detener a quienes protestaban, golpeando también a los pasajeros.

Tras ello, ordenaron el cierre de la estación y expulsaron a todos los periodistas; tuvieron que pasar más de dos horas para que los detenidos que estaban heridos y atrapados en la estación pudieran ser llevados al hospital.

El incidente causó conmoción en Hong Kong y ha provocado que manifestantes furiosos salgan a las calles en diferentes partes de la ciudad durante varias noches consecutivas esta semana.

Mientras tanto, los internautas han hecho circular un rumor no verificado de que se registraron muertes durante los arrestos masivos, y que el número de heridos dentro de la estación aquella noche fue deliberadamente rebajado de diez a siete, aunque las autoridades han negado esas acusaciones.