+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONGRESO ‘TORy’ EN MANCHESTER

Johnson tiene un plan b para la frontera irlandesa

El ‘premier’ pretende discutirlo en Bruselas esta semana

 

Boris Johnson prepara su discurso en el congreso ‘tory’. - AFP / Stefan Rousseau

BEGOÑA ARCE
02/10/2019

El primer ministro británico, Boris Johnson, reconoció ayer que la marcha de la Unión Europea puede obligar a instalar controles aduaneros entre Irlanda e Irlanda del Norte. «Un país soberano y unido debe tener un territorio aduanero único», declaró.

El Gobierno británico presentará oficialmente esta semana a Bruselas su alternativa a la salvaguarda, que contenía el acuerdo de la exprimera ministra Theresa May. Es posible que Johnson avance el contenido hoy, en el discurso de clausura del Congreso del Partido Conservador en Manchester, y lo presente el jueves en el Parlamento.

El borrador del documento fue filtrado por un periodista de la radiotelevisión irlandesa. El plan contempla un programa para rebajar los controles aduaneros a los grandes exportadores, si bien los pequeños tendrían que pasar algún tipo de puesto de control, tanto en el norte como en elsur de la isla, algo que ni Dublín ni la Unión Europea aceptan.

La filtración fue «un sabotaje», según el diputado del Partido Democrático Unionista, Jeffrey Donaldson. «Cualquiera que esté detrás no está trabajando para conseguir un acuerdo. Fue un acto de sabotaje para tratar de hacer las cosas más difíciles en las negociaciones», dijo en Manchester. Johnson indicó que el plan filtrado es antiguo y está «desfasado». El Daily Telegrah habla de la creación de una «zona económica común» para toda Irlanda, que incluiría alimentos y productos agrícolas y ganaderos. Los productos industriales se regirían por las reglas de la UE vigentes. En el congreso de Manchester todo ha sido discursos en favor de un brexit a cualquier precio. Pero la realidad se impone a los paños calientes de Johnson y sus ministros, tratando de minimizar el impacto de esa ruptura. Por otra parte, el director del puerto de Dover, Doug Bannister, dijo ayer que el comercio en el puerto puede perder 1.000 millones de libras a la semana (1.119 millones de euros), si el Reino Unido se marcha sin pacto alguno.