+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

nepotismo

Un juez emplaza a Bolsonaro explicar la designación de su hijo como embajador en EEUU

El presidente de Brasil tendrá que declarar sobre el posible nombramiento de Eduardo Bolsonaro como representante diplomático en Washington

 

Eduardo y Jair Bolsonaro. -

ABEL GILBERT
01/08/2019

El deseo manifiesto de Jair Bolsonaro de ubicar a Eduardo, su hijo de 35 años, al frente de la embajada brasileña en Estados Unidos, ya tiene repercusiones en los tribunales. Un juez ha dado un plazo de cinco días al presidente  para que ofrezca explicaciones sobre la posible designación de "cero-tres", como llama al diputado en la intimidad. André Jackson de Holanda Maurício Júnior, sustituto del magistrado a cargo del primer tribunal Federal Civil de Bahía, acogió una acción popular presentada por el diputado federal Jorge Solla.

El magistrado emplazó a Bolsonaro y a su hijo Eduardo,a que se manifiesten sobre la medida solicitada por el legislador del Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien se encuentra preso desde 2018 como resultado de una causa por corrupción que es fuertemente cuestionada.

El parlamentario pide que la justicia determine la "inmediata inhibición" del nombramiento de Bolsonaro hijo, quien días atrás, al reivindicar su capacidad para ejercer el cargo recordó haber trabajado en una casa de comida rápida durante sus años de estudios en Estados Unidos. 
Según Solla, la designación de Eduardo Bolsonaro como embajador "violaría todos los mandatos constitucionales referentes a lo impersonal y a la moralidad".  Para el petista, "el veto al nepotismo no es mera recomendación constitucional" sino  "un verdadero mandamiento".

Semanas atrás,.el capitán retirado hizo público su empecinamiento de nombrar a "cero-tres" como embajador en Washington y citó como argumentos su buena relación con los hijos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Eduardo Bolsonaro fue el diputado federal más votado en las elecciones de octubre pasado que le permitieron a la ultraderecha brasileña llegar al Gobierno. Juega un papel importante en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso y tiene una verdadera obsesión con las actividades de la izquierda en América Latina. La posibilidad de que ocupe la embajada en EEUU ha provocado malestar en los diplomáticos de carrera, además de las fuerzas opositoras. Trump ya ha expresado su beneplácito y negó que la designación  constituya un caso de nepotismo. "Creo que su hijo es excelente", le dijo a su colega de Brasil.

CRITICAS A BOLSONARO

El jefe de Estado no deja de estar en el ojo de la tormenta por sus declaraciones. Las actitudes de desprecio hacia el trabajo realizado por  la Comisión de la Verdad que estableció la existencia de más de 400 desaparecidos durante la dictadura militar (1964-85) no dejan provocar reacciones indignadas. El ex presidente Fernando Henrique Cardoso se sumó al variopinto coro de indignados que incluyen al colegio de abogados, los movimientos defensores de derechos humanos y las víctimas del régimen castrense. "Con su incontinencia verbal desprecia los límites del sentido común", dijo Cardoso. Lo que dice Bolsonaro, añadió, "afecta nuestra credibilidad" como sociedad. Cardoso hizo un "llamado a la razón frente a la barbarie del presente". 

Las críticas a Bolsonaro provienen por estas horas desde diversos frentes. Las amenazas lanzadas por su Gobierno contra Glenn Greenwald, el Premio Pulitzer que desde el portal Intercept Brasil reveló las irregularidades de la causa judicial que condenó a Lula han encendido alarmas dentro y fuera del país. Greenwald, de origen norteamericano, aseguró que no abandonará Río de Janeiro, donde reside desde hace años. La filtración de las conversaciones entre el actual ministro de Justicia y Seguridad, Sergio Moro, entonces juez de la causa Lava Jato, y el fiscal Deltan Dallagnol, han provocado un inesperado remezón político. La imparcialidad de Moro empezó a ser cuestionada y a la par se incrementaron los reclamos de revisión del juicio que condujo a Lula a la cárcel.