+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La situación judicial del ex presidente brasileño

El Ministerio Público considera que Lula puede pasar al régimen semiabierto

Lula está preso desde abril de 2018 y ha cumplido una sexta parte de la condena El fundador del PT asegura que uno de sus principales objetivos políticos es probar su inocencia

 

Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de cárcel en julio de 2017. - EFE

ABEL GILBERT
05/06/2019

Los tiempos políticos de Luiz Inacio Lula da Silva podrían acelerarse y sacarlo de la cárcel de Curitiba donde cumple una condena de 12 años que considera injusta y sin fundamentos. El Ministerio Público Federal (MPF) envió el martes al Superior Tribunal de Justicia (STJ) un dictamen en el que sostiene que el hombre que gobernó Brasil entre 2003 y 2010 ya cumplió el tiempo suficiente de su sentencia para pasar al régimen semiabierto. Para la subprocuradora Áurea Lustosa Pierre, el STJ debería discutir la posibilidad de otorgar ese beneficio en virtud de que el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) ha cumplido una sexta parte de la pena. A su criterio, puede aplicarse el artículo 33 del Código Penal. La máxima instancia judicial del país deberá pronunciarse en breve al respecto.

En julio de 2017, el actual ministro de Justicia y entonces juez, Sergio Moro, le aplicó a Lula una pena de nueve años y seis meses de cárcel al dar como cierto que el ex mandatario recibió un apartamento de parte de la constructora OAS a cambio de favorecer a esa empresa. Durante el juicio no se pudieron presentar pruebas convincentes. Seis meses más tarde, a un tribunal de segunda instancia le alcanzaron los "indicios" para aumentar la condena a 12 años y un mes. De esta forma, Lula, quien encabezaba las encuestas de cara a las elecciones de octubre de 2018, fue marginado de la competición que derivó en el histórico triunfo de la ultraderecha.

El STJ rebajó la sanción aplicada a Lula a ocho años y diez meses en abril pasado, abriendo desde ese momento el camino que conduce la libertad vigilada. Eso le permitiría salir durante el día y permanecer solamente las noches y fines de semana en un establecimiento carcelario o incluso en su domicilio.

No obstante, Lula, que acumula un total de ocho procesos penales, recibió en febrero pasado una segunda condena de 12 años y 11 meses por corrupción dictada en primera instancia y pendiente de revisión en cortes superiores.

En los últimos meses, el ex dirigente sindical ha comenzado gradualmente a tener mayor visibilidad política. Sus declaraciones tienen impacto público e irritan especialmente al Gobierno que encabeza el ex capitán Jair Bolsonaro.Días atrás, Lula lo comparó con el emperador romano Nerón. "Está incendiando todo el país. No quiere construir, sólo destruir".

El pasado domingo, una multitud participó en las calles de Sao Paulo del concierto "Lula libre". La campaña internacional en favor del ex jefe de Estado encontró una voz de peso en el papa Francisco. "El bien vencerá al mal, la verdad vencerá la mentira y la Salvación vencerá la condenación", le escribió personalmente. Un año atrás, el pontífice la había enviado un rosario.