+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PROPUESTA DE LA PRIMERA MINISTRA

Nueva Zelanda plantea la semana laboral de 4 días para impulsar la economía

La medida persigue estimular el gasto de los neozelandeses en los sectores del turismo y la hostelería

 

Jacinda Ardern, en una conferencia de prensa. - GETTY IMAGES

AFP
20/05/2020

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha planteado este miércoles la posibilidad de introducir la semana laboral de cuatro días para aumentar el número de festivos a fin de reactivar la economía, muy perjudicada por las siete semanas de confinamiento por el coronavirus que acumula el archipiélago.

Ardern ha subrayado que desea alentar ideas creativas y ofrecer "flexibilidad" con el objetivo de favorecer la recuperación tras un estricto confinamiento que ha permitido mantener a raya la epidemia. El país, de cerca de cinco millones de habitantes, solo ha contabilizado 21 muertos.

La popularidad de la laborista Jacinda Ardern, de solo 39 años, se ha disparado en las últimas semanas por su gestión de la crisis del coronavirus, en la que ha combinado la eficacia en el ámbito sanitario con una hábil comunicación en las redes sociales.

MOMENTO EXCEPCIONAL, IDEAS EXTRAORDINARIAS

Entre las propuestas de la primera ministra figuran potenciar la semana laboral de cuatro días o conceder más festivos para estimular el gasto en los sectores del turismo y la hostelería, especialmente afectados por la crisis económica.

"Es un momento excepcional y debemos estar dispuestos a considerar ideas extraordinarias", ha declarado ante la prensa, asegurando no haber "excluido nada". Según Ardern, "hay muchas opciones y tenemos que ser abiertos de mente".

PRODUCTIVIDAD A CAMBIO DE FLEXIBILIDAD

Tras su reunión del martes con representantes del sector turístico, la dirigente laborista ha afirmado que la experiencia del teletrabajo durante el confinamiento ha demostrado que los trabajadores pueden ser productivos a cambio de una mayor flexibilidad.

Según la primera ministra, la semana laboral de cuatro días podría ser una opción, siempre que las empresas estén abiertas a probar la medida. "Ciertamente ayudaría al turismo en todo el país", ha subrayado Ardern, que no ha precisado quién asumiría el coste de la reducción de jornada.

FRONTERAS CERRADAS

Nueva Zelanda ha gestionado la crisis del coronavirus con gran eficacia en el ámbito sanitario, con solo 21 muertos. Su estricto confinamiento también ha supuesto el cierre de fronteras. En cambio, los neozelandeses pueden desplazarse libremente por el país.