+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA HERENCIA DE MANDELA

Ramaphosa jura su cargo como presidente de Sudáfrica

El reelegido mandatario promete impulsar económicamente al país y limpiarlo de corrupción Más de 32.000 personas asisten a la toma de posesión del líder del CNA

 

Cyril Ramaphosa, durante el juramento al cargo de presidente de Sudáfrica. - SIPHIWE SIBEKO (REUTERS)

ANDREA LÓPEZ-TOMÀS
25/05/2019

Ya es oficial. Cyril Ramaphosa ha jurado su cargo para continuar como presidente de Sudáfrica para los próximos cinco años. La ceremonia ha sido vivida por una multitud de seguidores del líder del Congreso Nacional Africano (CNA) y ha coincidido con la celebración del Día de África. El reelegido jefe de Estado ha prometido impulsar el país y limpiarlo de corrupción.

"Me siento honrado por la confianza que habéis puesto en mí. Soy consciente de los desafíos que nuestro país afronta, pero también reconozco que nuestro pueblo está lleno de esperanza por un mañana mejor", ha afirmado Ramaphosa tras haber sido reelegido el pasado miércoles de forma oficial por el Parlamento para liderar de nuevo el Gobierno.

El mandatario garantizó su continuidad gracias a la victoria del CNA, el antiguo movimiento de lucha contra el 'apartheid' de Nelson Mandela, en las pasadas elecciones generales del 8 de mayo. Aunque sufrió sus peores resultados en los últimos 25 años de democracia con el 57,5% de los votos, la formación superó los escándalos de corrupción y los graves problemas socioeconómicos del país.

PROMESAS DE FUTURO

"Pese a nuestros más serios esfuerzos, muchos sudafricanos aún se van a la cama con hambre, muchos sucumben a enfermedades tratables, muchos viven con carencias intolerables", Ramaphosa ha entonado el mea culpa por la situación de Sudáfrica y ha lamentado las altas taso de paro, sobretodo entre la juventud. "Recientemente, nuestra gente vio cómo algunos de aquellos en los que habían puesto su confianza se rendían a la tentación del poder y la riqueza", ha reconocido el presidente.

A pesar de estas condiciones adversas, el mandatorio ha asegurado que los desafíos no son "insuperables" y ha animado a todos los asistentes a trabajar para construir una Sudáfrica sin racismo, sin sexismo, solidaria y mejor para las generaciones venideras. "Un día más luminoso se levanta sobre Sudáfrica y sobre nuestro amado continente, África", ha subrayado Ramaphosa en su discurso tras prestar juramento.

Los principales retos para los próximos cinco años son impulsar el crecimiento económico, que se situó a apenas un 0,8% en el 2018 pese a ser la nación más industrializada del continente, y acabar con los altos niveles de desempleo con un 27% y la pobreza que mantienen a Sudáfrica como una de las nacionales con mayor desigualdad del mundo.

Otros desafíos del nuevo Gobierno serán la lucha contra la corrupción que corroe el funcionamiento de las instituciones sudafricanas o la polémica aunque necesaria reforma de la propiedad de la tierra, aún mayoritariamente en manos blancas.

JURAMENTO FESTIVO

La ceremonia de toma de posesión del reelegido Ramaphosa se ha celebrado en el estadio Loftus Versfeld de Pretoria y ha contado con exhibiciones aéreas, desfiles militares y cánticos. Más de 32.000 personas se han acercado para celebrar al nuevo presidente, según cifras gubernamentales.

Numerosos jefes de Estado de la región no se han querido perder la ocasión, entre los cuales figuran los presidentes de la República Democrática del Congo, Namibia, Tanzania y Zimbabue. Entre los invitados también se encuentran el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, y varios representantes de distinto rango enviados desde diferentes regiones del mundo, como el primer vicepresidenta de Cuba, Salvador Valdés Mesa.

Este será el primer mandato completo de cinco años de Ramaphosa quién heredó la presidencia en febrero del año pasado de manos de Jacob Zuma (2009-2018). El exmandatario fue forzado a dimitir por su propio partido debido a sus graves escándalos de corrupción y su pésima gestión. Hoy ha sido uno de los grandes ausentes de la gala.

A la celebración han acudido el último jefe de Estado afrikáner y Nobel de la Paz junto a Mandela, Frederik Willem de Klerk, y otros expresidentes del país. También se contó con la presencia de la tercera esposa del icónico Madiba, Graça Machel.