+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CONFLICTO EN LATINOAMÉRICA

Rusia apuntala a Maduro con préstamos, proyectos petroleros y venta de armas

Moscú ha invertido miles de millones de dólares en Venezuela para garantizar su presencia política en América Latina Los expertos descartan que el Kremlin llegue a intervenir militarmente en un país tan lejano, pero contemplan el envío de mercenarios

 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, se saludan durante un encuentro en Moscú en el 2017. - YUTRI KADOBNOV (AP)

Marc Marginedas
01/02/2019

Fue la última de las cuatro visitas a Moscú realizadas por Nicolás Maduro en los últimos cinco años. Se produjo el pasado diciembre, es decir, hace poco más de un mes y medio, cuando el presidente venezolano, ya convertido en un paria internacional, fue recibido en el Kremlin por su homólogo ruso, Vladímir Putin. En la capital rusa el dirigente caribeño halló entonces las palabras de consuelo que le niegan desde hace años la mayoría de sus vecinos de hemisferio y de los países europeos. "Apoyamos sus esfuerzos de lograr un entendimiento con la sociedad", pudo escuchar de los labios del líder del Kremlin, antes de regresar a Caracas con nuevas promesas de inversiones millonarias.

Era más un paso más en una política en la que Moscú lleva años empleándose a fondo. Rusia y sus empresas han realizado un importante esfuerzo financiero en la economía venezolana que, según los cálculos coincidentes, en el decenio previo al 2016, se elevaba a un total de 17.000 millones de dólares en préstamos e inversiones. A ellos habría que añadir otros 6.000 millones pactados precisamente durante el último viaje de Maduro, y que deberían dedicarse a los sectores del petróleo y del oro. Y aunque se trata de una cantidad importante, lo cierto es que China "está mucho más expuesta (a un eventual cambio de Gobierno), ya que sus inversiones en Venezuela son más elevadas", explica en un castellano casi perfecto Ígor Eleferenko, comentarista habitual de temas latinoamericanos en la prensa rusa.

Las interacciones más importantes han afectado al sector del petróleo. La petrolera estatal rusa Rosneft mantiene participaciones minoritarias en seis proyectos conjuntos con la venezolana PDVSA, que producen 171.000 barriles al día, además de prestar importantes cantidades de dinero a la petrolera venezolana, una deuda cuyo pago se garantiza con envíos en especia, es decir, de crudo. En el sector de las armas, desde la presidencia de Hugo Chávez, el país caribeño se ha convertido en el principal comprador de armas y material militar ruso en todo el hemisferio occidental, aunque los pagos monetarios distan de haber sido liquidados. Se estima que Caracas debe a empresas rusas la cifra de 3.000 millones de dólares por las últimas adquisiciones de armamento.

Algo similar sucede con las importaciones de grano ruso. Desde marzo del 2017, Venezuela recibe mensualmente 60.000 toneladas de cereal, según anunciaron entonces los medios de comunicación, una cantidad destinada a aliviar su dependencia de los envíos procedentes de EEUU y Canadá en un producto de primera necesidad para la población.

APOYO "POLÍTICO" E "IDEOLÓGICO" 

A diferencia de China, un país que busca ante todo rentabilidad, el apoyo económico y financiero ruso a Caracas, vital para la supervivencia del presidente Nicolás Maduro, es calificado de "politico" e "ideológico" por muchos economistas. "Rusia ha prestado miles de millones a Rusia para mantener al régimen a flote", ha escrito el columnista Antonio Mora en The Hill. El buen buen ejemplo de ello son los constantes viajes que Ígor Sechin, el presidente de la petrolera estatal rusa Rosneft y considerado uno de los hombres más poderosos de Rusia, ha realizado a Venezuela para garantizar que los envíos de crudo para el pago de la deuda en especia se acaban realizando finalmente.

El último de ellos tuvo lugar en noviembre del pasado año y se realizó sin que mediara anuncio público alguno, según desveló entonces Reuters. Entre las reuniones de alto nivel que mantuvo en Caracas, el alto directivo ruso se encontró cara a cara con el presidente Maduro, ante quien se quejó vívamente de los retrasos en los envíos de petróleo a Rusia para sufragar la deuda, en contraste con la puntualidad con la que Caracas paga a los acreedores chinos.

La principal cuestión que pende en estos momentos sobre el futuro inmediato del país es hasta dónde está dispuesta a llegar Rusia en su apoyo al presidente Maduro. "No sucederá lo de Siria, no habrá una intervención militar; Venezuela está muy lejos, y el envío de soldados en favor de Maduro lo descarto por completo", ha asegurado telefónicamente Emil Dabagian, investigador asistente en el Instituto de Latinoamérica en la Academia de Ciencias de Rusia. Una afirmación que no se atreve a repetir cuando se le pregunta acerca del envío de mercenarios o contratistas, sobre el que ya han informado algunos medios: "en este tema hay un interrogante".

Por su parte, el periodista Eleferenko, cree que Moscú es bien consciente del marasmo económico que ha supuesto la gestión económica de Maduro y piensa que, ante todo, el Kremlin velará por que se respeten los principios internacionales que viene defendiendo en los últimos años, en particular desde la caída del Gobierno prorruso en Ucrania durante la revolución de Maidán: "Putin piensa que los cambios de régimen no pueden producirse debido a manifestaciones o desórdenes en la calle".