+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REGRESO A RUSIA

Rusia recibe como una heroína a Maria Butina, la agente rusa condenada por la justicia de EEUU

La joven, acompañada de la portavoz de Exteriores, Maria Zajárova, agradece las gestiones gubernamentales y evita pronunciarse sobre las acusaciones

 

Maria Butina, con su padre, a su llegada a Moscú. - EPA / SERGEI ILNITSKY

MARC MARGINEDAS
26/10/2019

Maria Butina, la agente rusa condenada en EEUU, emergió este sábado en la zona de llegadas del aeropuerto moscovita de Sheremetievo alrededor del mediodía, flanqueada por la portavoz del Ministerio de Exteriores, Maria Zajárova, y su padre, Valery. Inmediatamente, la nube de periodistas que allí se había congregado irrumpió en una oleada de exclamaciones, mientras los fotógrafos activaban sus cámaras y flashes. La joven, sentenciada en EEUU a 18 meses de prisión por el delito de conspiración para actuar como un "agente extranjero" ilegal, tomó de inmediato posiciones para ofrecer una declaración sin preguntas a la prensa, una escena que fue retransmitida en directo por medios de comunicación gubernamentales. 

"Estoy muy feliz de regresar a casa; muy agradecida a todos los que me han apoyado; a todos los ciudadanos de Rusia que me han respaldado y me han escrito cartas; muchas gracias al Ministerio de Exteriores y a todos los diplomáticos que lucharon por mí cada día", declaró Butina, con varios ramos de flores en las manos entregados por algunos de los reporteros presentes, antes de acabar su discurso con una proclama patriótica: "¡los rusos no se rinden!". Acto seguido, el protegenitor de Butina leyó también una declaración, y acabada ésta, Zajárova, la portavoz gubernamental que gestionó la improvisada rueda de prensa en el aeródromo, dio por concluido el acto, pidiendo a los reporteros respeto a la intimidad familiar de la recién llegada.

REGRESO TRIUNFAL

Los medios de comunicación oficiales rusos llevaban tiempo preparando el regreso triunfal de esta joven de 30 años, de ideología ultraconservadora y ardiente defensora del derecho a portar armas, quien durante su estancia en EEUU, estableció contactos de alto nivel con miembros del Partido Republicano y de la todopoderosa Asociación Nacional del Rifle. Un reportaje emitido la víspera por Rossiya 24, la cadena de información permanente rusa, mostraba la habitación donde se hospedaría Maria a su llegada, e incluía entrevistas con ambos padres e incluso con su abuela, quien aseguraba que le preparaba para cuando ésta llegara su postre favorito, una tarta Napoléon.

Durante el vuelo desde Miami a la capital rusa, a bordo de un avión de Aeroflot, la agente recién liberada concedió una entrevista al canal RT y a Spútnik, ambos medios estatales, en las que relata los pormernores de su cautiverio y rechaza todas las acusaciones, calificando su caso de "surrealista". Tras recordar que en su día reconoció ante el juez "el delito de actuar como una agente extranjera no registrada", arremetió con dureza contra la justicia estadounidense, asegurando que actuó en todo momento "bajo presión". 

La mujer no ha desvelado cuáles son sus intenciones futuras en su país de origen, aunque dados antecedentes previos, como el de Anna Chapman, condenada de espionaje, y la mediatización de su caso, es muy probable que lleve a cabo alguna actividad de proyección pública en alguna institución oficial. En EEUU ha dejado atrás a Paul Erickson, su pareja estadounidense, casi 30 años mayor que ella, quien le ayudó a establecer importantes contactos en las filas republicanas y en la Asociación Naccional del Rifle. Erickson ha sido investigado y acusado de fraude y blanqueo de dinero por la justicia estadounidense.