+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La andanada sindical

 

La andanada sindical -

21/01/2018

Warren

AUSTRALIA

(1954)

Confederación Sindical

Internacional

Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Sindical Internacional (CSI), llega a Suiza esperando que su impugnación al sistema laboral y económico no se disuelva como un azucarillo en esa cumbre del poder que se celebra en la estación de esquí de Davos. Voz y representante de 180 millones de trabajadores de 162 países diferentes, a esta maestra australiana criada en una familia obrera y con un abultado historial sindical a sus espaldas le tocará plantear y pelear por cuestiones que suelen provocar entre desdén y aburrimiento en la corte corporativa.

«Ha llegado la hora de un nuevo contrato social», abre fuego en un texto publicado este miércoles en la web del foro y que querría ser el primer clavo del ataúd de «riesgos globales» como –recuenta– la codicia empresarial, las complicidades de gobiernos y organizaciones internacionales, la precariedad, el colapso climático, la desigualdad, la amenaza militar y las políticas migratorias. «La democracia se está convirtiendo en un daño colateral en el que los riesgos globales están siendo ignorados o agravados por quienes tienen el poder de actuar», dispara esta experta en educación, relaciones industriales y políticas sociales que, como el resto de sus compañeras de reparto, también resquebrajó el techo de cristal sindical al ser la primera mujer nombrada primero presidenta (2006) y luego secretaria de la organización internacional de trabajadores (2010).

«La negociación del nuevo contrato social debe poner el foco en la responsabilidad de las empresas y las nuevas plataformas–sigue la sindicalista–. La uberización de la economía, con la tecnología usada como excusa para rehuir la responsabilidad, no puede ser aceptada como la quilla de la industria 4.0. Los trabajadores no temen a la tecnología, sino a las condiciones laborales».

El desafío, por tanto, de Burrow será cómo ir más allá de las declaraciones de buenas intenciones.

Buscar tiempo en otra localidad