+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La caries dental y sus misterios

 

20/10/2019

Los problemas de salud oral y enfermedades bucodentales vienen causando numerosos inconvenientes de salud pública a través de los años. Entre las molestias más comunes se encuentran las caries, que afectan a más de 70% de la población mundial, de acuerdo con estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las caries son, básicamente, cavidades creadas por infecciones bacterianas. Un agujero en el diente. Pero para que ese hoyo se forme, mucho tiene que ocurrir en la boca.

La principal protagonista es una bacteria llamada streptococcus mutans, que todas las personas tienen en la boca. Los azúcares entran por esa vía y luego éstas segregan ácido como subproducto. Éste comienza a disolverse y suavizar el esmalte, que es la capa externa del diente, y en realidad es la sustancia más fuerte que los cuerpos forman. De este proceso se crean puntos débiles que proporcionan rutas fáciles para que las bacterias entren en los dientes y establezcan su residencia.

Una vez que esto sucede, se hace más difícil eliminar las bacterias solo con el cepillado o con la utilización del hilo dental y enjuague.

Y mientras la bacteria está ahí, el proceso puede continuar hasta que se disuelva el diente y dañarlo definitivamente.

AFECCIONES FRECUENTES

Las enfermedades de la cavidad bucal abarcan diversas manifestaciones como son los trastornos del desarrollo dental, gingivitis, afecciones periodontales o maloclusión entre otras. Estas patologías que alteran el estado bucal de las personas son debidas a factores genéticos, ambientales, socioculturales, económicos, de comportamiento, de atención a la salud y de malos hábitos en la higiene. La atención continua bucal de los pacientes es de gran importancia para el diagnóstico odontológico, ya que permite prevenir y corregir las enfermedades bucales desde sus inicios. Estas son las más frecuentes:

Caries dental. Se caracteriza por una avanzada destrucción de la pieza dental causada por una excesiva acumulación de colonias bacterianas. Los signos de desmineralización dental pueden observarse a simple vista sobre los tejidos dentales duros.

El proceso de caries se inicia dentro de la biopelícula bacteriana (placa dental) con la que converge la superficie del diente, esta enfermedad bucal también está relacionada con la ingesta alta de carbohidratos y azúcares.

Gingivitis. Se produce por la inflamación de las encías causada por un proceso infeccioso (bacterias) o por la acumulación de placa bacteriana y sarro. Se puede generar por un mal cepillado, el escaso uso del hilo dental y también por el tabaquismo. Puede destruir los tejidos de soporte de los dientes, que incluye encías, ligamentos periodontales y el hueso. Si se agrava, se puede convertir en una periodontitis.

Periodontitis. Esta enfermedad dental es muy común y puede pasar desapercibida porque no causa dolor, lo que provoca que, cuando el dentista la diagnostica, los daños producidos puedan ser ya irreversibles para la salud dental. La infección progresiva de las encías y la pérdida de hueso alrededor del diente provoca el desprendimiento de las piezas dentales.

EL TRATAMIENTO

Los empastes, cuyo nombre técnico es «obturación», ayudan a que los dientes dañados por caries recuperen su estado normal, y a prevenir la aparición de más caries.

¿Pero, qué es una

obturación o restauración?

Es un modo de reparar un diente dañado por caries y devolverle su función y forma normal. Cuando el dentista realiza una obturación o restauración, primero retira el material cariado, limpia la zona afectada y luego rellena la cavidad con un material de restauración. Es una intervención ambulatoria, muy sencilla, que no debe causar dolor

Al cerrar los espacios donde las bacterias pueden alojarse, la restauración ayuda a evitar futuras caries. Los materiales utilizados pueden ser diversos: oro, porcelana, resina compuesta (restauraciones del mismo color del diente), y amalgama (aleación de mercurio, plata, cobre, estaño y a veces zinc).

¿Cuál es el mejor

tipo de restauración?

El mejor tipo de restauración está determinado por factores tales como la extensión de la reparación, alergias a ciertos materiales, lugar de la restauración y coste. Cada paciente debe de recibir un tratamiento personalizado.

Restauraciones y

consideraciones sobre los

distintos materiales:

. Amalgamas (con plata): son resistentes al desgaste y relativamente económicas. Debido a su color oscuro, son más notorias que la porcelana o las restauraciones con resinas y por lo tanto no se suelen aplicar en zonas muy expuestas a la vista, como dientes anteriores.

. Resinas compuestas c composite (polímero): se logra el mismo color que los dientes propios y en consecuencia se usan cuando es muy importante mantener el aspecto natural. Los ingredientes se mezclan y se colocan directamente en la cavidad donde se endurecen. Los composites pueden no ser el material ideal para las restauraciones extensas porque se astillan y se gastan con el tiempo. También, pueden mancharse con café, té o tabaco y no duran tanto como otros tipos de restauraciones. Por lo general, resisten entre 3 y 10 años.

. Porcelanas

. Oro: Las incrustaciones con oro son bien toleradas por los tejidos gingivales y pueden durar más de 20 años. Debido a estas razones, un gran número de expertos en la materia considera que el oro es el mejor material de restauración.