+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALUD Y BIENESTAR

El diagnóstico de la alergia

 

Por el DOCTOR VÍCTOR VIDAL, INSPECTOR MÉDICO DEL INSS
26/05/2019

El alergólogo es el profesional especializado en diagnosticar y tratar las alergias. Para determinar a qué agente o agentes tiene alergia el paciente, deberá efectuar un estudio a fondo y practicar algunas pruebas. Estas son las más habituales.

Prueba cutánea

Es la que se utiliza con más frecuencia para diagnosticar una alergia. Se practican varias punciones cutáneas. Se coloca una pequeña cantidad de aquellas sustancias que puedan estar causando la alergia en el antebrazo o, en algunas ocasiones, en la espalda; se punza la piel, para que el alérgeno se introduzca bajo la superficie cutánea y si se es alérgico, la piel reaccionará en forma de hinchazón y enrojecimiento u otros signos (los resultados se suelen observar después de unos 15 o 20 minutos). Normalmente se suelen probar varios alérgenos a la vez. Esta prueba suele ocasionar alguna pequeña molestia a la hora de punzar la piel.

Prueba intradérmica

Este tipo de estudio se suele utilizar para diagnosticar alergias ambientales como las picaduras de abejas o a la penicilina. Es similar a la anterior. Si la prueba de punción cutánea ha resultado negativa y el alergólogo cree que se el paciente puede ser alérgico, también puede utilizar esta prueba.

Las pruebas cutáneas se suelen practicar para valorar las alergias ambientales, pero, cuando se trata de alergias alimentarias, es posible que se soliciten también análisis de sangre para asegurar el diagnóstico. En la sangre se buscan anticuerpos IgE a alimentos específicos. Si se detectan suficientes anticuerpos de este tipo a un alimento en concreto, significa que es muy probable que esa persona sea alérgica a ese alimento.

Prueba del parche

Por último existe la prueba del parche, la cual se usa para diagnosticar cuál ha sido la causa de una reacción cutánea después de que esta haya tocado la piel (dermatitis de contacto). Su realización es muy sencilla: se pegan a la piel los posibles alérgenos durante 48 horas, y al tercer o cuarto día el médico examina la zona para comprobar cuál ha sido la reacción.

Si el resultado es positivo también se apreciará picor, ojos rojos y llorosos y congestión nasal. Raramente se puede tener una reacción alérgica en todo el cuerpo llamada anafilaxia, la cual puede ser mortal. Esto normalmente puede ocurrir cuando se practica la prueba intradérmica.