+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Cambios en las estéticas musicales

La nueva generación

Una selección de 10 artistas y bandas debutantes en la última década que cuentan con las seis cuerdas como principal instrumento

 

Shopping. - FERRÁN SENDRA

Camp Code. - FERRÁN SENDRA

17/03/2019

El empuje popular y mediático de las músicas urbanas puede hacer creer que todo lo hecho con guitarras ha pasado a mejor vida o, como poco, ha caído en la irrelevancia. Nada más lejos de la verdad: algunos todavía sacan música vital e intensa de las seis cuerdas, música que sigue significando un mundo para mucha gente (así es, pueden vender lo suyo). Aquí una pletórica decena de nombres, todos ellos debutantes en la última década, con la guitarra como herramienta principal.

Julien Baker

Esta cantautora de emo-folk, curtida en los poco conocidos Forrister, llamó la atención hace cuatro años con el íntimo Sprained ankle, al que siguió en el 2017 un Turn out the lights de guitarras que repicaban dolorosamente. Junto a las no menos talentosas Phoebe Bridgers (algo más pop) y Lucy Dacus (algo más rock), ha formado el proyecto Boygenius, cuya primera referencia fue considerada el mejor epé internacional del año por Rockdelux. Otras jóvenes cantautoras indies a considerar son Soccer Mommy y Yowler.

Belako

No es trap todo lo intenso en el paisaje nacional: ahí queda el rock multiforme de los vascos Belako, quienes no hacen ascos a la electrónica ni a la experimentación más osada en su reciente Render me numb, trivial violence. Ahora más indie rock, ahora más góticos, ahora más posrock, pero siempre (y sobre todo en directo) decididos a reivindicar la necesidad de las guitarras, desbordan una azul eléctrica emoción bastante rara por aquí.

Camp Cope

Desde Australia llega este trío formado por tres chicas (así es, por ahora, todo son chicas al frente), una de ellas hija del fallecido músico de folk-rock Hugh McDonald. Su segundo disco, How to socialise & make friends, es menos sociable y más arisco y crudo de lo que indica el título. También del mismo país proceden Stella Donnelly, Ruby Fields, Leah Senior y un trío fenomenal, Middle Kids, cuyo debut del 2018 estaba cargado de clásicos instantáneos.

Chai

De la letra pequeña del Primavera Sound 2019 hay que subrayar muchos nombres, entre ellos el de Chai. Hablamos de un grupo japonés empeñado en subvertir y desdibujar la estética candorosa que se le impone a las mujeres en su país. Solo por esa idea (lo que ellas llaman neo-kawaii) ya habría que celebrarlas, pero es que, además, Chai son un increíble grupo de pop anguloso con aires de Devo, Deerhoof y CSS.

Deafheaven

Desde comienzos de década, esta banda de San Francisco se ha dedicado a depurar una mezcla en apariencia imposible: la combinación de la potencia del black metal con la belleza más canónica del shoegazing (género de guitarras planeadoras que visitan regularmente en pasajes de pura ensoñación); de lo demoledor y lo etéreo. Su sonido no se aprecia por entero en disco, por muy buen equipo que uno tenga. Hay que verlos en directo para entender de qué van y por qué el culto a su alrededor nunca ha dejado de crecer.

Flasher

También este trío de la ciudad de Washington casa tonos divergentes, en su caso el júbilo y una tensión temible. Sus melodías invitan a ser coreadas, pero uno no sabe cómo tomarse esos tensos trenzados de guitarra y bajo. Dreampop y pospunk agrio comparten cama. Su notable primer largo, Constant image, uno de los mejores debuts del 2018, contenía canciones de la insolente perfección de Sun come and golden y Who’s got time?

IDLES

Frente al muzak que invade las listas oficiales de Spotify, esta banda con raíces en Bristol propone una mezcla de pospunk y poshardcore absolutamente demoledora. Eso sí, lo demoledor no quita lo vulnerable: el fabuloso Joy as an act of resistance es un disco sobre la necesidad de renovar la idea de masculinidad, hacerla más humana, más frágil. El público (hombres y mujeres) ha respondido vigorosamente a la propuesta y llevado el disco a posiciones altas en el Reino Unido, EEUU y Bélgica.

Mitski

Cada vez que se hacen listas de mejores guitarristas, se suele olvidar con toda la alegría a las mujeres, como si St. Vincent o la menos curtida pero extraordinaria Mitski no supieran sacar auténtico fuego de las cuerdas. Presten atención, por ejemplo, al crescendo y glorioso bajón de Geyser, uno de los temas incluidos en Be the cowboy, disco merecidamente ubicuo en las listas de lo mejor del 2018 (también salía en las nuestras, por cierto).

Jeff Rosenstock

El 2018 se torció después, poco a poco, como todos los años, pero empezó bien: con un disco gratis del punk rocker Jeff Rosenstock. Se llamaba POST- y era la colección más inspirada hasta la fecha de un hombre tan prolífico como incapaz de errar. Tenía las grandes melodías pop marca de la casa, pero también rarezas épicas de la categoría de USA y Let them win, de 7:32 y 11:10 minutos de duración, respectivamente.

Shopping

¿A quién vas a llamar si tienes que grabar un disco de pospunk bailable? Pues, por supuesto, a Edwyn Collins, que como antiguo líder de Orange Juice sabe lo suyo de actitud punk y ritmos para llenar la pista. Este hombre mítico ha sacado verdadero lustre a los jóvenes Shopping en The oficial body, colección de piezas sudorosas pero matemáticos en contra del capitalismo y el patriarcado. La voz y guitarra de Rachel Aggs pueden con todo.