+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

¿Qué tratamiento tiene?

 

08/09/2019

LOS OBJETIVOS PRINCIPALES ante el paciente con ictus pasan por preservar la vida de la persona que lo ha sufrido y por preservar la función de las estructuras cerebrales involucradas. En tanto los tratamientos disponibles deben ser administrados lo más pronto posible (lo ideal seria las 4,5 primeras horas tras el inicio de los primeros síntomas) .

ES TAMBIÉN OBLIGADO

que el paciente que acaba de sufrir un ictus sea trasladado a un hospital lo antes posible. En muchos centros sanitarios utilizan el termino «código ICTUS» con equipos de profesionales especializados para atender de forma rápida y precisa e instaurar el tratamiento.

UNA VEZ ESTABLECIDO

el diagnóstico (historia clínica, exploración neurológica, estudios complementarios) las posibles opciones pueden ser :

1-. Fibrinolisis endovenosa. Consiste en la administración de un fármaco anticoagulante encaminado a ‘disolver’ el trombo que ha causado el ictus. Lógicamente esta opción queda reservada para los ictus isquémicos.

2-. Fibrinolisis intraarterial o abordaje endovascular (trombectomía). En casos seleccionados, bien por la naturaleza del propio ictus (trombo en origen de una gran arteria), por el tiempo transcurrido (más de 4,5 horas) o por otras circunstancias (el propio fracaso del tratamiento intravenoso), puede recurrirse a estos procedimientos de

neuro-intervencionismo

vascular.

CON INDEPENDENCIA DE LOS procedimientos comentados, en todos los pacientes con ictus (incluidos los hemorrágicos) es obligado el control del estado general, así como el tratamiento de todas aquellas circunstancias que concurran en un caso dado (edema cerebral, arritmias cardiacas, infecciones intercurrentes, alteraciones iónicas, descompensaciones hiperglucémicas, etc.).

SUPERADA LA FASE AGUDA

(aunque es deseable iniciar durante la misma) entra en

juego el tratamiento rehabilitador (logopedia en unos casos, rehabilitación de la marcha en otros, etc.).

Este proceso puede prolongarse días, semanas o meses, en función de la situación de partida y los objetivos a alcanzar en un paciente dado.