+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

BALANCE POLITICO DEL 2002

El año es "positivo" para el PP y "negro" según el PSOE

  •  Acedo destaca obras en calles y la autovía, y cree una asignatura pendiente el Estatuto


  •  Los socia
  •  

    Antonio Rodríguez Ceballos. -

    El alcalde, Pedro Acedo. -

    PEDRO CABECERA MERIDAPEDRO CABECERA MERIDA 08/12/2002

    La gestión municipal este año es valorada de forma muy distinta por el PP y por el PSOE, que califican el 2002 como "muy positivo" y "negro" para la ciudad, respectivamente. En declaraciones a EL PERIODICO EXTREMADURA el alcalde, Pedro Acedo, ha destacado la "reforma profunda" que se ha dado tanto en el centro como en las barriadas, mientras el portavoz socialista, Antonio Rodríguez Ceballos, asegura que "no se han atendido ni resuelto" problemas como el paro, el tráfico, la inseguridad ciudadana o la falta de tejido industrial, entre otros.

    Según Pedro Acedo, se ha producido un cambio de imagen en toda la ciudad. En el centro, la reforma de la plaza del Rastro, la Rambla o la Puerta de la Villa sirven como ejemplo, destacó; mientras que "se ha puesto en marcha un plan de barriadas" para mejorar zonas como La Antigua o Nueva Ciudad.

    Asimismo, reiteró las mejoras en el río Guadiana, el Albarregas y el recinto ferial; las nuevas zonas verdes y el aparcamiento habilitado en el antiguo cuartel, así como la inauguración de la autovía Mérida-Almendralejo, la instalación del gas en toda la ciudad, o la puesta en marcha del campus universitario.

    Con todo ello, el PP trata de "hacer una ciudad amable para todos", señaló Acedo, que apuntó que "la asignatura pendiente más trascendente" de cara al futuro más inmediato es "que Mérida tenga Estatuto de Capitalidad y que las instituciones regionales se ubiquen aquí".

    FALTA DE PROYECTOS

    Por el contrario, para los socialistas, la labor del PP durante el año se ha caracterizado por la "falta de calidad democrática, el abandono de las barriadas, el rechazo a todas las propuestas de la oposición, la falta de proyecto y el caos en el ayuntamiento en materia económica y de personal".

    Por su parte, el portavoz de IU, Vicente Ramírez, prefiere esperar hasta que el Comité Local valore la gestión municipal en el 2002.