+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

se enfrenta a dos años de prisión y nueve de inhabilitación

Arranca el juicio contra Raquel Bravo por los ruidos del pub Caramelo

La exedil del PP reitera que las denuncias de los vecinos no le llegaban

 

Raquel Bravo. -

REDACCIÓN MÉRIDA
22/01/2019

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Mérida inició ayer el juicio contra la exconcejala del PP Raquel Bravo por los ruidos del pub Caramelo. La que fuera responsable de Medio Ambiente durante la última legislatura de Pedro Acedo está acusada de un supuesto delito continuado de prevaricación administrativa por no hacer caso de las denuncias que presentaron los vecinos contra los ruidos de este bar que se ubicaba en Los Bodegones, y se enfrenta a una pena de dos años de prisión, nueve de inhabilitación y una multa de 9.000 euros. Ayer declaró ante el juez junto al técnico municipal T.M., acusado por la misma causa.

Los hechos denunciados se remontan al año 2008, cuando el establecimiento abrió sus puertas y los vecinos empezaron a denunciar por el exceso de ruido. Por aquel entonces la delegada de Medio Ambiente era la socialista Marisa Tena, pero con el cambio de gobierno en 2011, Bravo asumió las funciones de la delegación de Medio Ambiente. Entre 2011 y 2013 los vecinos volvieron a presentar denuncias reiteradas ante la Policía Local, unas reclamaciones que, según la Fiscalía, no fueron tomadas en consideración por parte de Bravo y del funcionario municipal. Por ello considera que se produjo un delito de prevaricación por omisión.

En su declaración ante el juez, Bravo reiteró ayer los argumentos que ha venido defendiendo en los últimos meses: que si no dio curso a las denuncias fue porque no llegaban a la Delegación de Medio Ambiente y por tanto, no tenía conocimiento de las mismas para tramitarlas. El juicio por esta causa continuará hoy.

 
 
4 Comentarios
04

Por El Canton 18:11 - 22.01.2019

Para que se enteren los Alcaldes de Extremadura; A partir de la 23,00h no se pueden emitir mas de 55 Db. y durante el día no mas de 65 Db. y las puertas cerradas. nose puede beber enlas calles.Los locales tiene que estar insonorizazos paramentos , columnas y conducciones. Entonces por que los alcaldes autorizan las concesiones?Esta actitud esta penada y se llama Prevaricacion y ademas continuada por consentir y no poner remedioa las denuncias.

03

Por El Canton 18:08 - 22.01.2019

Los politicos municipales dicen siempre lo mismo ante los tribunales. Nunca se enteran de nada. Cientos de denucias de los vecinos y ya ven unos por otros las enuncias enel cajon.Menos mal que la jusaticia lo tiene claro y habra sentencias .Luego vendra la Alcaldesa d eCaceres a pedir ella y en el Pleno, piedad para los condenadods que ya se han arrepentido. Poca verguenza es poco. A sabienda que estaban haciendo vista gorda ante los incumplimientos legales. La ley hay que cumplirla y estos politicoas nola cumplieron.Los vecinos no denuncian por denunciar. El ruido causa enfermedades y la ley protege al ciudadano, sonlos politicos municipales los que no quieren hacerla cumplir.

02

Por Sr Pérez 9:58 - 22.01.2019

Ni un decibelio más de los locales a las viviendas. Liberemos La Madrila y Pizarro de esta lacra. Los responsables son los políticos y los que reciben (gabinete jurídico de turno) las denuncias y miran para otro lado o sin ni siquiera inspeccionar los locales reactivan licencias caducadas sin exigir la insonorización a dueños y explotadores del negocio. Iremos a por todas, conseguiremos decibelios cero. Atentos.

01

Por Maríapm 9:44 - 22.01.2019

Otra ignorante que se entera por la prensa. Tontos útiles que se van de rosita (o se han ido hasta ahora) por cuanto los políticos responsables de los asuntos miraban para otro lado y los jueces no actúan si no es a instancia de parte. Pero esto tiene que acabar y acabar con muchos de estos sujetos que se han reído de los ciudadanos en la cárcel e inhabilitados de por vida por su ineptitud.