+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROLIFERACIÓN DE NUEVAS FORMAS DE OCIO EN LA CIUDAD

La cachimba seduce a los jóvenes

La moda de fumar en pipas de agua o ‘shishas’ se extiende en Mérida y llega hasta los adolescentes y menores. La policía local alerta de que su consumo en bares no está regulado y anima a denunciar

 

Pipa de agua 8La OMS ya ha alertado de que el humo intenso que producen las cachimbas es cancerígeno. - EL PERIÓDICO

No se ha ganado aún la batalla a las apuestas deportivas y aparece un nuevo frente: las cachimbas. La moda de fumar en pipas de agua o ‘shishas’ se ha extendido en Mérida en los últimos años y según alerta la policía local a través de la asociación Agodepol, llega incluso a los adolescentes y menores. El consumo de este tipo de productos no dispone aún de ningún control y por ello el colectivo anima a denunciar si hay constancia de alguna irregularidad.

«No se está en contra de las cachimbas ni de los hosteleros, pero consideramos que tiene que haber un control sobre el suministro y también sanitario, para que haya garantías en cuanto a su consumo», afirma Agodepol, que recuerda que el consumo de este tipo de productos por menores está «totalmente prohibido» aunque las hierbas que se inhalen no contengan tabaco o nicotina.

El consumo de cachimbas está directamente relacionado con el mundo del ocio y ha ganado gran popularidad en los últimos años debido, en parte, a que las pipas de agua se perciben como menos nocivas que el tabaco tradicional para fumar. Pero nada más lejos de la realidad: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado ya de que el humo intenso que producen contiene sustancias cancerígenas y perjudiciales para el corazón y los pulmones.

También conocidas ahora como ‘shishas’, son un mercado en auge en todo el país y de hecho en Mérida ya hay tiendas específicas para adquirir este tipo de productos. Además, discotecas y pubs suelen ofrecerlas a los clientes, que las consumen en el interior de los locales aprovechando un vacío legal: lo que se quema en las pipas de agua no es tabaco, sino alternativas libres de nicotina como el shiazo, un mineral empapado en glicerina vegetal que se vende con diferentes aromas. Aún así, recuerdan desde Agodepol, el consumo entre menores está prohibido.

Según la asociación de policías locales, «la falta de control y permisividad» está dando pie a que los jóvenes se aficionen de forma temprana a estas prácticas y por ello quiere «llamar la atención para que se ponga orden».

Desde el ayuntamiento sin embargo, el delegado de Policía Local, Marco Antonio Guijarro, señaló ayer que no constan denuncias por este tema. De momento no se ha activado ningún mecanismo porque «no ha saltado la alarma», al contrario de lo que ha ocurrido con las apuestas deportivas.