+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el gobierno local planifica la ubicación de las nuevas áreas de esparcimiento

El consistorio eliminará los pipicanes y habilitará zonas de recreo para perros

Guijarro dice que la medida se ha tomado porque los espacios ya no son efectivos. La policía multó a 58 ciudadanos el año pasado por no recoger las heces de los canes

 

Perros en los cheniles de la perrera municipal, en una imagen de archivo. - EL PERIÓDICO

CARMEN HIDALGO merida@extremadura.elperiodico.com MÉRIDA
23/01/2018

La falta de efectividad de los pipicanes lleva al Gobierno local a tomar la decisión de eliminarlos. El delegado del Centro Zoosanitario, Marco Antonio Guijarro, destaca que estos espacios habilitados para que los perros realicen sus necesidades no cumplen con la función para la que fueron instalados y, por ello, se ha decidido retirarlos. El edil explica que al no tratarse de «una cuestión urgente», se retirarán cuando la delegación de Parques y Jardines tenga disponibilidad para que los trabajadores municipales puedan llevar a cabo este trabajo.

Guijarro señala que la nueva ordenanza reguladora de la tenencia y protección de los animales domésticos y de compañía, que se aprobó en 2016, tiene entre su filosofía la idea de habilitar espacios comunes de esparcimiento. «Los parques para perros son ideales para la convivencia entre los perros y sus dueños», subraya el delegado del área. Sobre este asunto, la delegación de Parques y Jardines ya está trabajando para planificar en qué zonas de Mérida se habilitarán estos espacios dentro de los parques.

La decisión de eliminar los pipicanes lleva aparejada la necesidad de incidir en la importancia de que los dueños recojan las heces de los perros de la vía pública. Cabe recordar que con la nueva normativa, la no recogida de las heces por parte de los propietarios ha pasado a considerarse una falta leve, no grave como anteriormente, por lo que la sanción económica va hasta los 750 euros en vez de fijarse desde 750 a 3.000 euros. El Gobierno local entendía que la bajada de la cuantía haría más efectiva la sanción al evitar que el sancionado alegase insolvencia económica.

La policía local trabaja en este sentido y, según los datos aportados por Guijarro, el año pasado se interpusieron un total de 58 multas a los dueños por no recoger las heces de los canes. «Este año se seguirá denunciando porque apelar a la educación y al respeto está muy bien, pero hay gente que no responde si no es mediante denuncia», puntualiza. Además, el edil anuncia que el consistorio ha solicitado a la Delegación del Gobierno en Extremadura que permita habilitar patrullas con policías de paisano «para que hagan rondas centradas en los horarios en los que la gente suele sacar a los perros».

Con respecto al estado de la perrera municipal tras las Navidades, una época en la que aumentan los abandonos, Guijarro sostiene que está «en niveles altos de ocupación» con unos 45 canes. «Esperamos que a partir de febrero volvamos a cifras más normales de adopción», sostiene.