+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Emeritenses

Trinidad Nogales: «No podemos cambiar las leyes educativas constantemente»

Directora del museo de arte romano

 

Trinidad Nogales: «No podemos cambiar las leyes educativas constantemente» - EL PERIÓDICO

LYDIA SÁNCHEZ
22/07/2019

Arqueóloga, profesora, política, científica e investigadora. Son muchas las maneras que existen para describir a Trinidad Nogales, directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida desde julio de 2017. Sin embargo, hay una de ellas que resume todas las demás, y es que esta emeritense es una mujer hecha a sí misma a base de un arma que ella considera indestructible: el trabajo.

<b>-¿Por qué estudió arqueología?</b>

-Para una emeritense, estudiar arqueología es algo casi consustancial a la propia ciudad. Yo estudié en un colegio que estaba a las espaldas de donde entonces estaba el museo. A la salida de clase pasábamos por allí y yo veía aquellas piezas... Además, mi padre, que había sido alumno de don Maximiliano Macías, el que excavó el teatro, me contaba muchas historias de su infancia y de las excavaciones. Eso forjó en mí una cierta predisposición y, sobre todo, una fascinación y una pasión por la arqueología.

<b>-¿En qué ha cambiado el museo desde que es su directora?</b>

-Creo que no soy la persona adecuada para decirlo porque pienso que cada director le concede al proyecto una parte de su personalidad. Soy una persona a la que le gusta mucho trabajar en equipo y que se plantea muchos retos. Lo tengo difícil, porque pienso que el director anterior ha llevado esta institución de manera impecable durante más de 30 años. Yo he formado parte del equipo, por lo que mi caso ha sido una continuidad, aunque poco a poco voy introduciendo cambios.

<b>-¿Qué balance hace de su gestión durante estos dos años?</b>

-Me encuentro satisfecha. Estamos en una etapa difícil porque tenemos el reto de la ampliación, que no depende de mí, sino del Ministerio, de que los proyectos avancen y de que se desbloqueen muchas circunstancias. Estoy trabajando todo lo que puedo para luchar por el centro, para que siga siendo el museo más visitado de Extremadura y también uno de los centros de referencia de los museos nacionales de España.

-<b>¿En qué fase se encuentra el proyecto para la ampliación?</b>

-Estamos en una fase de nueva licitación de la adjudicación de la obra, puesto que la empresa que la tenía renunció a la misma. No hay fecha de inicio concreta porque estos procedimientos en la administración son lentos y requieren bastante tiempo.

<b>-Su vida profesional es muy activa, ¿alguna vez se ha planteado dejar de lado alguna actividad para tener más tiempo libre?

</b>-Creo que tengo bastante tiempo para mi vida personal, porque la persona con la que comparto mi vida, que es mi marido, trabaja en el mismo área que yo, por lo que nuestra vida profesional y personal están muy vinculadas. Nosotros también disfrutamos con actividades que llevamos a cabo en nuestro tiempo libre.

<b>-¿En alguna ocasión se ha sentido infravalorada por ser mujer?</b>

-Muchas veces. Fui la conservadora de museos más joven de España en su momento, y esto hacía que algunos compañeros de profesión o determinados responsables me vieran como una mujer joven. En mi caso, como mi marido también era del mismo cuerpo profesional, había gente que pensaba que si él ya tenía una carrera profesional para qué quería yo tener otra, eso a veces es muy duro. Afortunadamente, creo que en eso la sociedad está cambiando y las mujeres tenemos que ser muy beligerantes. Yo lo he sido siempre con un arma que es indestructible: el trabajo. Con mi trabajo he demostrado que yo tenía capacidad y posibilidades de tener responsabilidades iguales o superiores a las de un hombre. Aun así, hay mucho que hacer y queda todavía mucha conciencia social que crear. A las mujeres todavía se nos penaliza si tenemos familia cuando elegimos nuestra carrera profesional porque se piensa que la abandonas. Las mujeres tenemos que tener exactamente las mismas posibilidades que tienen los hombres, incluso más en algún caso porque a veces tenemos una carga mayor.

<b>-¿Qué debería aprender el sistema educativo español del de otros países?</b>

-El sistema educativo español primero necesitaría de un consenso general, no podemos estar cambiando de leyes educativas constantemente. Tenemos que hacer un sistema educativo fuerte, porque la educación es la base de cualquier sociedad. En la enseñanza no universitaria se necesita una ley educativa del siglo XXI que responda a la sociedad actual. El sistema educativo universitario necesita un profundo cambio y no lo digo yo, lo dicen los análisis que se han hecho.

<b>-¿Cree que los ciudadanos emeritenses valoran el patrimonio histórico y cultural de la ciudad? </b>

-Yo creo que sí. Desde que la arqueología empezó a cobrar protagonismo en la ciudad de Mérida a comienzos del siglo XX, los emeritenses han ido viendo cómo esta ha hecho crecer a la ciudad y cómo su patrimonio es un valor y casi la razón de ser de Mérida. No obstante, a veces echo en falta que los emeritenses se impliquen más con su patrimonio y con su herencia cultural, pero afortunadamente creo que se está haciendo una labor importante desde distintas instancias.

<b>-¿Qué carencias tiene la vida cultural de Mérida y qué aporta el museo a esa vida cultural?</b>

-Yo creo que falta tener más programación y más coordinación entre las instituciones. Esa es una lucha que nosotros desde el MNAR llevamos a cabo. Yo creo que el museo tiene su espacio en el plano cultural de la ciudad, pero lo tiene desde su creación en el siglo XIX, Nosotros lo que queremos es que los emeritense nos vean como una institución abierta y cercana en la que puedan disfrutar y participar de la cultura y de su patrimonio.