+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

en mi atalaya

Reloj no marques las horas

 

Rafael Angulo Rafael Angulo
24/06/2019

Al hijo de un conocido le regalaron el pasado mes de mayo un reloj para festejar su Primera Comunión (y Última en este caso) y el chaval con sinceridad respondió al verlo: «Yo esto no lo entiendo». Y yo, que soñaba con regalar un reloj a mis nietos, cuando los tenga y previo sorteo Lotería, ahora me planteo cambiar de objetivo y buscarles un regalo que puedan entender.

Porque a la velocidad que van las cosas los presuntos beneficiados no sabrán mirar la hora en los relojes de pulsera, los de toda la vida, porque los niños se han acostumbrado, desde muy pequeñitos, a ver la hora exacta (exactísima) en pantallas, móviles y adminículos digitales.

Al paso que vamos estas generaciones ignorarán que existieron relojes con manecillas, agujas o flechitas que indicaban la hora y los minutos (incluso los segunderos) posándose sobre los números que orlaban una esfera más o menos circular... Estos pequeñuelos no sabrán leer los relojes analógicos tradicionales porque hay que hacer un pequeño esfuerzo para interpretarlos y ¡eso no por favor, no vayan a estresarse los niños!

Todo empezó con aquellos relojitos Casio de los años 80 que aventuraban un futuro sin manecillas. Por desaparecer puede que desaparezca la molestia de llevar un reloj en la muñeca (izquierda), girar el brazo y bajar la vista porque la hora se ve certera en la mano (derecha sobretodo), y me callo la metáfora del corazón y la cartera. Los milenial ya empezaron con esta costumbre de no llevar reloj y, a partir de ahí las familias y las escuelas harán desaparecer los relojes analógicos porque la digitalización se sobrepone a todo lo habido y por haber. Y ya andamos bien servidos de fracaso familiar y escolar como para añadir dificultades lectoras.

No me quiero poner, otra vez, apocalíptico pero dentro de poco sobrarán lápices y bolígrafos pues todo se hará digitalmente, escribir una carta será heroico, felicitar por Navidad obsoleto, enviar una poesía a mano, ridículo; todo se puede hacer con un dedito (o dos). A lo mejor le pregunto a Carlos Cascón (Chito) cómo va la venta de lápices Alpino, pero sospecho que la bajada es espectacular. Quizá el plumier, aquel peculiar estuche escolar, haya pasado a la historia. Para ver una tiza, una pizarra normal, una escuadra, un cartabón, habrá que ir a un museo. Pero miren por dónde me ahorraré el Omega, la pluma estilográfica y un reloj de cuco muy mono que le iba a regalar a mi hija. Habrá que cambiar el bolero: «Reloj no marques las horas porque no te voy a entender…». Vivir para ver, digitalmente.

Posdata: a un querido amigo le han regalado un reloj para festejar su casi jubilación…¡tiene narices el empeño en ver pasar el tiempo cuando menos lo necesitas! Los relojes a los jubilados asemejan a bromas macabras. ¡Por favor, devuélvelo, total, no lo vas a usar!

   
1 Comentario
01

Por danielmcrush 8:52 - 24.06.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Bueno, amigo Rafael, tampoco nosotros hemos usado el reloj de sol y ese sí que no fallaba. :D Ahora lo que se lleva es el "smartwatch" que sirve para no tener que sacar el móvil - ¡qué pereza! - porque las horas las marcan más las notificaciones que los segundos. ¡Qué se le va a hacer! A estos humanos no hay quien los entienda...