+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

QUIERE LLEVARLO A TODOS LOS COLEGIOS

Tintín también habla en castúo

Un vecino de Arroyo de San Serván impulsa la traducción del cómic al dialecto extremeño tras reunir las versiones disponibles en 115 idiomas

 

Pequeño museo Manzano, en su casa con los cómics. - Foto:EL PERIODICO

Las Aventuras de Tintín pronto podrán leerse en castúo. Juan Manuel Manzano Sanfélix, vecino de Arroyo de San Serván, ha impulsado la traducción de uno de los cómics de Hergé al dialecto extremeño, un trabajo que según explica está llevando a cabo el poeta montijano José Sánchez del Viejo.

El ejemplar escogido ha sido 'Las Joyas de la Castafiore', que en este caso será 'Las Alhajas de la Castafiore'. "Creo que la publicación en castúo daría una importancia a este cuasi olvidado dialecto", explica Manzano, que señala que la intención es que, siempre teniendo en cuenta la opinión de la editorial Casterman (poseedora de todos los derechos de Hergé), el ejemplar pudiera ser editado para llegar a todos los colegios de la región. El trabajo está ya casi finalizado y según detalla, esta sería la sexta traducción en España, donde además del castellano el cómic cuenta con versiones en catalán, gallego, vasco y bable. Pero la fiebre de Manzano por Tintín va mucho más allá: en los últimos tres años ha conseguido reunir las 115 traducciones mundiales que existen, entre idiomas y dialectos, de las Aventuras de Tintín.

"Tanto en España como a nivel mundial creo que soy el único que las ha podido reunir", asegura. La última adquisición ha sido una traducción del cómic al búlgaro, pero también dispone de ejemplares en japonés, bretón hindi, árabe, chino y sus variantes, armenio, eslovaco, noruego, húngaro, lingala o alsaciano. Y es que, según recuerda el aficionado, por detrás de la Biblia, El Principito, Pinocho y Don Quijote, "la obra de Hergé es el quinto libro más traducido del mundo". Para hacerse de los ejemplares, Manzano ha recurrido a internet, asociaciones, familiares residentes en el extranjero e incluso los consulados.