+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LAS SALAS DE CINES VICTORIA ACOGEN LAS PROYECCIONES DEL CERTAMEN

Ya es tiempo de cine inédito

El festival emeritense pone en marcha su XV edición, la más diferente de su historia por la situación sanitaria, pero con la misma esencia de ofrecer al público películas de gran calidad

 

Estudiantes durante una de las proyecciones de la sección Cine y Escuela del festival emeritense. - Festival de cine inédito

Los amantes del séptimo arte de calidad disfrutan ya de su tradicional cita de otoño con el Festival de Cine Inédito de Mérida. Este certamen emeritense que organiza el cine club Forum inició su andadura el 11 de diciembre de 2006 con la proyección de la película española La distancia, protagonizada por Miguel Ángel Silvestre, José Coronado y Belén López, en los ya extintos Multicines Mérida. Sin duda, con el devenir de los años se ha convertido en una seña de identidad de la ciudad que este año celebra su XV edición, la más diferente de todas debido a la situación sanitaria generada por la pandemia de coronavirus, pero que probablemente acabará convirtiéndose en la más especial. Pese a los cambios en el desarrollo de algunas de sus actividades por las medidas de prevención frente al covid, la esencia del festival se mantiene con una programación plagada de propuestas cinematográficas de gran calidad.

El festival proyectará en este ocasión un total de 15 títulos de siete nacionalidades. La sección oficial del certamen comenzó el pasado jueves con la proyección de la cinta británica Crock of gold, de Julien Temple. El viernes fue el turno de Josep, de Aurel, y ayer el de Gagarine, de Fanny Liatard y Jérémy Trouilh. Hoy se proyectará Karen, de María Pérez Sanz, y durante la próxima semana Sweat, de Magnus von Horn; La vida era eso, de David Martín de los Santos; La nube, de Just Philippot; Wendy, de Benh Zeitlin, y Zurbarán y sus doce hijos, de Arantxa Aguirre, fuera de concurso. Los pases de las cintas son a las 18.30 y 21.00 horas, en las instalaciones de Cines Victoria, que ofrece dos salas para cada una de las sesiones de la programación.

Una de las principales novedades de este año, aunque sea por la crisis sanitaria, es que el festival no celebrará su gala de clausura, no obstante, sí entregará dos Premios Miradas, uno a Arantxa Aguirre, que presentará su documental sobre el pintor Zurbarán el próximo viernes, y un segundo premio a la actriz Petra Martínez, que también estará este martes para presentar La vida era eso, a las 21.00 horas. La clausura del certamen será el día 28, a las 20.00 horas en el centro cultural Santo Domingo, con la proyección de la cinta El lago del ganso salvaje, de Diao Yinan. «Tenemos una programación con películas que han pasado por los festivales de Canes, Venecia y, sobre todo, por los de San Sebastián y Valladolid», sostiene el director del festival, Ángel Briz.

Cabe destacar que durante el desarrollo del certamen se va a proyectar el cortometraje portugués Noite perpetua, de Pedro Peralta. El resto de los cortos son obra de directores extremeños, al igual que también lo son muchos de sus actores, y se trata de Fenomenal, de Leticia Torres; La nacencia, de Tuxti Rodríguez; Influencer, de Rubén Barbosa, y Tártaro, de Jerónimo García Castela. «Este año hay que destacar una gran presencia extremeña, como hacíamos en ediciones pasadas del festival cuando dedicábamos un día al cine extremeño en el que se proyectaban cortometrajes, ya que era lo que más se hacía en Extremadura», puntualiza Briz.

«Nuestra seña de identidad sigue siendo traer cine de calidad, incluyendo documentales aunque sepamos que vamos a tener un público más reducido», reconoce. «Cines Victoria está haciendo un esfuerzo muy grande por mantener los cines en Mérida, por eso ya no solo pedimos que se vaya al cine durante el festival, sino que se vaya también el resto de los días porque hay muchas medidas de seguridad. Deberíamos de apostar por el cine y seguir yendo a las salas», apunta.

Por su parte, la sección educativa del festival Cine y Escuela se celebra por primera vez de forma virtual, a través de la plataforma de cine para centros educativos Aulafilm, que lleva las proyecciones a los centros. «Tuvimos claro que el festival tenía que ser presencial para la sección oficial, pero para Cine y Escuela era mucho mejor hacerlo de forma online», explica Briz, quien destaca que el proyecto cuesta «el triple» que como lo hacían antes, pero «es un compromiso que tenemos con los escolares como venimos haciendo desde el principio del festival».