+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Piornal puso fin al conflicto histórico de terrenos del municipio

Agudiez: "Es bueno no estar más de ocho años en política"

Ernesto Agudiez, alcalde de Piornal, deja paso a un nuevo candidato para que continúe con el proyecto progresista y socialista tras la satisfacción de haber cumplido el programa electoral

 

Alcalde. Ernesto Agudiez en el balcón del Ayuntamiento de Piornal. - EL PERIÓDICO

Guardería. Ernesto Agudiez (alcalde) y el concejal Javier Prieto, que aspirará a presidir la corporación piornalega. - EL PERIÓDICO

Redacción

MONOGRÁFICOS
03/03/2019

Ernesto Agudiez, alcalde de Piornal (PSOE), lleva ocho años en el cargo y éste será el último de su mandato. Esta decisión la tomó cuando se presentó por primera vez, al comienzo de la legislatura anterior. Se trata del máximo tiempo que considera suficiente para dar paso a un nuevo candidato. “Soy de los que piensa que en un mismo nivel de responsabilidad política es bueno no estar más de ocho años. Ahora, con un nuevo candidato, se renovarán las ilusiones y se continuará con un proyecto progresista y socialista si los vecinos así lo quieren y desean, de lo que, por cierto, estoy convencido”, apunta.

El balance de la legislatura lo califica de “bastante satisfecho”. Al finalizar, habrán cumplido el programa electoral íntegramente.

Lo que más destaca de estos últimos años es la consecución de un hito histórico, como ha sido la solución definitiva al conflicto de los terrenos del municipio; más de un siglo de problemas que supusieron graves enfrentamientos entre los vecinos y una parálisis de muchos proyectos que se podían haber desarrollado. “Se ha necesitado ayuda, de mucha gente y gracias a ello el resultado ha sido excelente. Terminar con la conflictividad social era prioritario, pero quedan muchas cosas buenas por llegar gracias a este acuerdo que sin duda, supondrá un antes y un después en Piornal y lo iremos viendo año a año”, confiesa.

Cree haber dejado por hacer infinitas cosas. En política siempre hay proyectos por hacer: “es un elemento motivador que ayuda a que se pelee por una sociedad cada vez mejor de forma permanente”. De igual manera, califica a la política como una ‘pasión’, “y si alguien piensa que ya lo tiene todo hecho lo mejor que puede hacer es irse a su casa. Granito a granito, decisión a decisión vas contribuyendo a construir el futuro de la sociedad a la que representas”, subraya.

Sin duda, Agudiez “lo que cambiaría de esta legislatura es que hubiera sido un poco más larga [risas]. Ahora en serio, sinceramente he echado en falta el haber dispuesto de algo más de presupuesto para la mejora de pavimentaciones y caminos y sobre todo que la carga burocrática del desempeño de la función pública fuera más sencilla y de más confianza hacia los entes locales, lo que también incluiría la revisión del modelo de financiación local. Sin querer ofender a nadie, estoy convencido de que la administración local es la más eficiente y la que de forma más directa arregla los problemas de la gente”.

Lo que más le enorgullece de su etapa son sus vecinos y vecinas: haber sido su representante y embajador allí por donde ha estado. Ha tratado de estar siempre a la altura de esta responsabilidad y honor. “Espero haberlo conseguido”, dice.

“El cariño y el apoyo tan grande que he recibido de tanta gente de mi pueblo de adopción es algo que me quedará para siempre y que no tiene precio”, concluye.

Pero también ha recibido el cariño del equipo de gobierno que le ha acompañado estos años: “sin ellos hubiera sido imposible”. Son gente comprometida que ha dado lo mejor de sí por su pueblo.

Sin embargo, de lo que menos se siente orgulloso es “de tener que lidiar con gente que solo mira para su interés y que su máximo síntoma es llevar al plano personal decisiones o posicionamientos políticos”. Y es que “cuando estás en política tienes que dar muchas vueltas y tratar con mucha gente para que los asuntos salgan para delante y hay especialistas en poner palos en las ruedas sin aportar nada más. Aunque por suerte hemos ido saliendo airosos”.

RECORTES. Han sido unos años complejos, de recortes y de dificultades añadidas pero el equipo de gobierno ha trabajado con unas bases muy sólidas: sus principios e ideología. “Cuando el PP eliminó los conserjes del colegio nosotros los mantuvimos con fondos propios. Cuando nos recortaron fondos para la cultura nosotros aumentamos las partidas presupuestarias para este fin, cuando nos recortaron el dinero para materiales y obras del Aepsa nosotros lo incrementamos, cuando se recortaban los servicios sociales nosotros los fortalecimos, cuando había que apostar por la conciliación desde el ayuntamiento reforzamos el servicio de guardería con aulas matinales y de tarde, cuando entendíamos que había que ir poniendo medidas frente a la despoblación nosotros construimos el Centro de Actividad Económica Rural de Piornal Rosalía Mera Goyenechea para diversificar la economía, cuando teníamos que apostar por recuperar nuestro patrimonio pusimos en marcha el museo al aire libre de Piornal, cuando vimos que el turismo era una pieza clave para el futuro de nuestro pueblo y nuestros productos agrarios preparamos un calendario completo de actividades durante todo el año junto a los colectivos sociales y empresas y así un largo etcétera. Sin duda hemos dado una gran vuelta en muchos aspectos, aunque como te decía antes quedan muchas cosas por hacer”.

En cuanto a obras, entre otras, han hormigonado más de 10 kilómetros de caminos. Han mejorado la pavimentación y redes de varias calles. Han cambiado la potabilizadora de agua entera, van a poner el campo de fútbol de césped artificial, están rematando la nueva guardería, han mejorado la casa de cultura, remodelado completamente el bar de la casa de cultura, se ha creado el Museo de Jarramplas, y así muchas actuaciones encaminadas a mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Y otro gran hito es la inversión de más de 1,5 millones de euros en las obras para la reapertura de la Hospedería La Serrana.

“La verdad -sigue Agudiez- es que con la inversión destinada a la compra de terrenos tenemos compromisos de pago a largo plazo que pueden parecer relevantes, pero la realidad es que son fácilmente soportables por un ayuntamiento como el de Piornal lo que se refleja en que no hayamos tenido ninguna tensión de tesorería. Además al ser una inversión, contaremos en el medio plazo con retornos que, a mi humilde parecer, serán mucho mayores al esfuerzo realizado. En definitiva, el pueblo de Piornal se encuentra en una buena posición económica con una buena gestión y control de gastos, no hay problema”.

En Piornal han llevado a cabo una política de puesta en valor de los recursos, señalizando rutas de senderismo, instalando hides ornitológicos, mejorando los miradores y cascadas, aumentando las actividades pero sobre todo la apertura del Museo de Jarramplas que sirve al mismo tiempo de oficina de información turística ha sido un antes y después para el sector.

La próxima reapertura de la Hospedería aumentará de forma significativa la oferta turística y dará un gran impulso, del que se beneficiarán el resto de negocios del pueblo. En cultura “quizás no esté bien que yo lo diga pero me atrevo a afirmar que somos un referente en este ámbito, ha sido desde el primer momento una de las grandes apuestas del gobierno municipal, porque entendemos que sin ella las sociedades no avanzan y por ello tenemos una gran y variada programación durante todo el año y por destacar algo yo me quedaría con la semana cultural y el certamen de teatro amateur ‘La Barraca de Lorca’ que llevamos celebrando varios años y que ya está plenamente consolidado. De hecho el lema del pueblo es “Piornal es cultura”.

Sin duda alguna Jarramplas es la seña de identidad piornalega y como tal han trabajado por ponerla en valor y visibilizarla, puesto que Piornal sin Jarramplas no se entendería. De ahí el museo, la estatua en honor a Jarramplas y la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Una fiesta única de la que se sienten especialmente orgullosos.