+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La Encamisá, la mayor expresión de sentimientos y del fervor por la Virgen María Inmaculada

Sergio Salvatierra, mayordomo por promesa, será quien lleve la bandera. El sábado se vivirá la procesión con el estandarte, junto a los jinetes y escopeteros

 

Mujeres y hombres ataviados con trajes típicos. - EL PERIÓDICO

Miles de personas de distintos puntos del país asisten para ver esta tradición centenaria. - TURISMO DIPUTACIÓN

NIEVES AGUT
05/12/2019

Los torrejoncillanos esperan ya con los brazos abiertos a su Virgen, La Inmaculada, para vivir durante la noche del 7 de diciembre uno de los momentos más deseados con la celebración de la Encamisá. Una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional en 1974, y que año tras año se convierte en un atractivo para miles de personas llegadas de distintas ciudades de España y del extranjero. Un público multitudinario que transforma este tranquilo pueblo de casi 3.000 habitantes en un hervidero de emociones y diversión.

Para esta celebración, el Ayuntamiento de Torrejoncillo y la Asociación de los Paladines organizan un amplio programa de actos en torno a la imagen de la Inmaculada durante noviembre y diciembre. Actuaciones de música y baile, ofrendas, concursos, eventos deportivos y representaciones teatrales son algunas de las actividades que forman parte del programa. Sin embargo, el culmen de esta fiesta cargada de fervor religioso llegará la noche del sábado, en la que las puertas de la iglesia de San Andrés se abrirán para permitir la salida del estandarte con la imagen de la Virgen, que seguidamente los torrejoncillanos llevarán en procesión por las calles del pueblo. Un desfile en el que participan unos 150 escopeteros que lanzan sus salvas al aire, y alrededor de 200 jinetes que iluminan el paso de la Virgen con faroles mientras cabalgan cubiertos con la típica sábana blanca.

El evento será este año vivido de manera muy especial por Sergio Salvatierra Moreno, un torrejoncillano que a sus 38 años verá cumplido uno de sus sueños: ser portaestandarte. Su devoción a la Virgen de la Inmaculada le ha llevado a querer expresarle su agradecimiento sirviendo a la Virgen como mayordomo por promesa. «De esta manera quiero transmitirle mi agradecimiento por muchas cosas», confiesa el propio Sergio, unas horas antes de recibir el estandarte en la puerta de la iglesia. «Me siento muy orgulloso de cuidar a la Virgen durante todo el año, mi labor es velar por todo lo que concierne a su atención, ocuparme de las flores y que la imagen luzca los mejores manteles», explica. Además, su labor también conlleva ofrecer el convite al pueblo con los dulces típicos --coquillos, cañas y florestas-- para los que ha dedicado 120 kilos de harina, además de repartir para la noche grande litros de vino de la tierra.

Otro de los protagonistas este año ha sido el exalcalde, Moisés Leví Paniagua, que ha ejercido de pregonero a petición de la Asociación de Paladines. Una responsabilidad que para Leví «ha sido un regalo y uno de los mayores honores que un torrejoncillano puede tener», dijo. Durante el pregón, manifestó que la Encamisá «es el símbolo de la hermandad de un pueblo que comparte lo más profundo, con todos aquellos que desean conocer nuestra cultura. Es la herencia intangible recibida de nuestros antepasados y como tal, se la tenemos que transmitir a nuestros descendientes». «Sigamos protegiendo y cuidando nuestra fiesta tal y como la conocemos, para que dentro de 100 años, cuando ninguno de los aquí presentes estemos, sigamos escuchando desde el Cielo en las calles de Torrejoncillo los Vivas a María Inmaculada», dijo Leví.

Son varios los protagonistas que tiene la Encamisá, pero ésta no se concibe sin la labor de la Asociación de los Paladines que preside Juan Bartolomé López. El colectivo cuenta con algo más de medio siglo de historia y el respaldo de unos 1.400 socios. Este año coincide, además, que el presidente de los Paladines tendrá el honor de recoger el estandarte de manos del mayordomo una vez finalizada la procesión en la plaza Mayor para introducirlo después hasta el interior de la iglesia y colocarlo en el pedestal de la Virgen de la Inmaculada. Una labor que realizará tras haber salido por sorteo entre los miembros de la directiva. «Es un privilegio del que podré disfrutar este año», señaló Bartolomé que cumplirá tres años de los cuatro que rige su mandato. Finalmente, quiso agradecer el gesto del mayordomo, Sergio Salvatierra, por donar un trono nuevo de estilo románico-moderno que ya ha estrenado la Virgen en la iglesia.

Sobre el origen de esta fiesta, se desconoce de qué hecho concreto proviene, ni desde cuándo se celebra. La respuesta más probable, al preguntar en el pueblo sobre el tema, es que viene de la batalla de Pavía, cuando unos torrejoncillanos se disfrazaron con camisas entre la nieve. Otras versiones se remontan más atrás en el tiempo y sostienen que la Encamisá procede de un hecho de la Reconquista. Otros piensan que sus raíces están en las guerras de Flandes, con milagro de por medio, y hay quienes le atribuyen una fecha mucho más cercana, ante las guerras carlistas. Sea cual sea su origen exacto, en una tradición que ha pasado de generaciones en generaciones y que deja gran calado en el corazón de los torrejoncillanos.

ACTOS PROGRAMA// La programación continuará hoy jueves 5 de diciembre con teatro. En concreto, después de la novena, en la casa de la cultura Raúl Moreno Molero, se pondrá en escena la obra que lleva por titulo Cucko, del grupo de Francisco José Quirós Arévalo. La actuación está promovida por la Universidad Popular de Torrejoncillo, dentro de la Red de Teatro de Extremadura. Mañana viernes, a las doce del mediodía, tendrá lugar el acto de Andar La Encamisá, que partirá desde la puerta de la iglesia de San Andrés. Ya el sábado, a las diez de la noche, llegará el momento más esperado por todos como es la salida del estandarte de María Inmaculada y la popular procesión de La Encamisá, por las calles del pueblo.

Tras la procesión habrá fuegos artificiales y, seguidamente, el mayordomo invitará a todo el público a una degustación de dulces típicos y de vinos de la tierra. Esto será en la calle Barrionuevo, 68, en el domicilio del mayordomo, como marca la tradición.

El programa llegará a su recta final el domingo 8 de diciembre con el Día de la Pura. En esta jornada se celebrará la solemne misa a las doce del mediodía, en la iglesia de San Andrés Apóstol, y habrá procesión. A continuación, el mayordomo de las fiestas invitará a todo el público al tradicional convite en el local de los bajos de la Discoteca Sanmar. A las 16.30 hora finalizará el novenario a María Inmaculada, en la iglesia parroquial de San Andrés Apóstol, y se desarrollará la procesión. Finalmente, el lunes 9 de diciembre será la Pura Chica. A las doce de la mañana, en la casa de la cultura actuará el grupo Funambulus Teatro y a continuación la Asociación de Paladines de la Encamisá obsequiará a los asistentes a un convite en la sede del colectivo, situada en el número 52 de la calle Lorenzo Díaz.

Buscar tiempo en otra localidad