+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

la institución planta cara a la despoblación

Un mundo rural lleno de oportunidades

Los pueblos de la provincia de Cáceres se han convertido en espacios ideales para fomentar el emprendimiento y el desarrollo económico

 

Rosario Cordero durante su comparecencia en el Senado en 2017. - EL PERIÓDICO

10/03/2019

A nadie se le escapa que el reto demográfico es actualmente la gran cuestión del ámbito rural. Las áreas rurales en España son las que están sufriendo de forma más acentuada la crisis demográfica, situando cada vez a más municipios españoles en peligro de extinción. Extremadura no es una excepción. Sin embargo, desde la Diputación de Cáceres se trabaja de forma integral y transversal para convertir el mundo rural en un espacio de oportunidades y así luchar contra el despoblamiento de nuestros pueblos.

En estos últimos cuarenta años la Diputación de Cáceres se ha preocupado por facilitar que los ciudadanos puedan vivir en los pueblos con los mejores niveles de confort.

Al comienzo de la aventura democrática se solucionaron asuntos básicos como el abastecimiento y saneamiento de aguas o la pavimentación de calles, alumbrado público y edificios municipales. En la actualidad, esas circunstancias están cubiertas en menor o mayor medida. Las demandas se han orientado en el día de hoy al empleo y a proyectos de desarrollo que generen riqueza en el medio, que es lo que finalmente fija población en el ámbito rural. Por eso, por primera vez, en esta última legislatura han surgido proyectos de desarrollo con fondos propios de la institución provincial. Es lo que se conoce como Diputación Desarrolla, cuyo objetivo es generar valor económico y actividad empresarial utilizando las potencialidades que tiene cada territorio y permitiendo que cada una de las comarcas elija sus objetivos de desarrollo.

Otro programa que se enmarca dentro de esta política es Diputación Emprende, un programa con el que la diputación persigue fomentar las iniciativas, actividades o proyectos emprendedores que sean coherentes con las estrategias de desarrollo rural, especialmente en la lucha contra el despoblamiento y con el Programa Diputación Desarrolla. Junto a éste también se encuentra Diputación Rehabilita, para financiar obras de rehabilitación de viviendas del medio rural, en núcleos urbanos, que actualmente constituyan la vivienda habitual del solicitante, menor de 45 años e inclusive, en los municipios con población inferior a 20.000 habitantes y en las Entidades Locales Menores, de la provincia de Cáceres.

«Hemos puesto en marcha proyectos de desarrollo, pero siembre bajo un gran principio, que es el de la autonomía local. Esta última ha sido una de las legislaturas en las que la autonomía local ha sido clave, porque estamos hartos de que las grandes políticas vengan diseñadas desde arriba. Los alcaldes y concejales saben perfectamente lo que necesitan sus ciudadanos y deben sentirse parte del diseño de nuestras políticas. Por eso el Plan Activa se ha empleado no solo en obras, sino para la creación de empleo y pago de gastos corrientes, así como otros conceptos», explica Rosario Cordero, presidenta de la Diputación de Cáceres y alcaldesa de Romangordo.

Objetivos de la ONU

Para luchar contra el despoblamiento la Diputación de Cáceres trabaja en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas. Se trata de un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años. En total se trata de 17 puntos que inciden directamente en la lucha contra la tendencia al despoblamiento.

El pasado Día Mundial del Medio Ambiente, 5 de junio, en el centro de interpretación en Villarreal de San Carlos, se demostró cómo la Diputación de Cáceres planta cara al abandono del medio rural cumpliendo en la medida de lo posible estos ODS. «El desarrollo de la provincia de Cáceres tiene que basarse en la sostenibilidad. Tenemos territorio, paisaje, comarcas… Si sostenemos nuestro medio, y esos diecisiete objetivos nos marcan cómo hacerlo, se mantendrá la población y daremos una oportunidad a los jóvenes de poner en marcha sus proyectos de vida. Cuando se habla de despoblamiento es mucho lo que se pierde, también cultura, y nuestra identidad como provincia, que pueblo a pueblo conformamos», comenta Rosario Cordero.

Por eso la Diputación de Cáceres ha abierto dos vías. Por un lado una estrategia de pactos que ha puesto sobre la mesa de debate este asunto a nivel nacional y por otro, localmente se han dispuesto medidas para una buena gestión del desarrollo, cuyos logros son compatibles con los ODS. «Conocemos la realidad porque mi equipo de gobierno procede del mundo rural y es consciente de que la lucha contra el despoblamiento era uno de nuestros objetivos clave», explica. Prueba de ello es que en 2016 se celebró en Montánchez un congreso sobre despoblamiento del medio rural, del que salió una declaración que se ratifica en que éste es «consecuencia de las políticas nacionales y comunitarias que priorizan el desarrollo urbano, aun sabiendo que el desarrollo humano será imposible sin el medio rural».

Fue la pica en Flandes de un movimiento que después se ha seguido en un segundo congreso nacional contra el despoblamiento, en Huesca (2017), ya con la participación de la Federación Española de Municipios y Provincias. A éste siguió un tercero en 2018, celebrado en Palencia. La llama se prendió en Cáceres. «Si las diputaciones no hubieran existido la realidad sería mucho peor en la provincia. Necesitamos coordinación entre todas las administraciones, no solo con la regional o nacional, sino con la europea. Nosotros debemos estar en el diseño de los fondos europeos, así como decidir cómo ejecutarlos. A veces quien toma las decisiones está muy alejado de la realidad local», sentencia Rosario Cordero.

Todas las áreas de la Diputación de Cáceres están impregnadas de este espíritu de impulso al desarrollo, desde Presidencia, pasando por Desarrollo y Turismo Sostenible, hasta Economía. También se han convocado proyectos piloto en ayuntamientos en asuntos como la visibilidad de la mujer, la cooperación internacional, el deporte, la iniciativa empresarial, la inversión industrial o la conectividad, entre otros aspectos. Así mismo se han convocado los Premios San Pedro de Alcántara a la innovación local en la promoción del desarrollo económico, acciones favorecedoras de la igualdad de la mujer, a los cuidados estéticos de los pueblos y a la innovación de las empresas rurales.

Un importante peso en esta estrategia tienen los Planes Extraordinarios: Diputación Emplea, Diputación Integra, Diputación Desarrolla, Diputación Emprende, Diputación Rehabilita o el Programa Internacional de Ciencias de la Tierra y de los Geoparques.

«Es verdad que tenemos a la generación de jóvenes mejor preparada y hemos visto cómo esos talentos se van de nuestra región. Tenemos que hacer políticas orientadas a que regresen o a que no se vayan, porque los necesitamos. Tenemos que crear las oportunidades necesarias en cada una de nuestras comarcas para que se puedan quedar. Un ejemplo es que nos encontramos cuando comencé la legislatura con los centros de interpretación, medio centenar, cerrados. Se hizo un gran esfuerzo de construcción, pero no en el personal que debe estar ahí. Por eso pusimos en marcha un proyecto para personas con formación en turismo para abrirlos y se generaron 40 puestos de trabajo para jóvenes, que finalmente se quedaron en sus pueblos. Tenemos un gran compromiso con los jóvenes y debemos generar oportunidades para que sus proyectos de vida se puedan desarrollar aquí», concluye la presidenta de la Diputación.