+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Supersábado y Vaca concentran la actividad carnavalera en Torreorgaz

Quien encarne al personaje debe embestir a encargo de los vecinos

 

La Vaca. Un vecino da vida a este simpático personaje de carnaval. - EL PERIÓDICO

28/02/2019

Torreorgaz celebra los Carnavales más tradicionales y auténticos de la provincia de Cáceres. La actividad lúdica se concentra en dos grandes acontecimientos: El Supersábado de Carnaval y la Vaca, que será el martes.

El Supersábado aglutina actividades durante toda la tarde del día 2 de marzo. Habrá un espectáculo infantil al que seguirá una parada de disfraces en la que se premiarán los más originales atuendos que lleven los pequeños. Todo ello se conjugará con un gran pasacalles carnavalero, así como con un concurso de disfraces para todas las edades. La jornada finalizará con una sesión de DJ hasta altas horas de la madrugada.

El Martes de Carnaval, día 5 de marzo, habrá un gran pasacalle por las calles de Torreorgaz, tras el cual comenzará la actividad más esperada, conocida como la Vaca. El Martes de Carnaval siempre ha sido un día muy señalado en Torreorgaz, según comenta el alcalde del municipio, José Luis Chanclón. Consiste fundamentalmente en que, tras el pasacalles de carnaval, una persona hace de ‘vaca’ y lleva un triángulo de hierro con dos cuernos y un simpático rabo postizo.

Una de las singularidades de esta actividad es que no tiene una hora concreta para su inicio. Comienza cuando se concentran los participantes que se consideran suficientes, cifra que ronda el medio centenar. La estructura de hierro que simula los cuernos de la vaca es custodiada por la familia Barra. A quien hace de vaca los participantes le dan dinero para que embista a quienes ellos consideren. Y muchas veces los que son embestidos tienen que doblar la suma para que haga lo mismo con quienes hicieron el encargo primigenio. Todos los participantes van disfrazados, vestidos ‘de antiguo’, e incluso se lanzan paja o agua, especialmente a aquellos que no pagan. De hecho, quien va a la vaca se expone a que le ensucien o le mojen. No hay reglas escritas, aunque por supuesto todo ello es sin violencia ninguna.

Con todo lo que la vaca recauda se paga un convite para los que hayan participado en el juego.

Paralelamente al juego de la vaca se desarrolla el Entierro de la Sardina y se hace al final una sardinada en la plaza del Tuero en un ambiente muy cordial. El carnaval finaliza con un Domingo de Piñata, con una piñata infantil y la participación de las asociaciones de la tercera edad y amas de casa.