+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

presidenta de la audiencia provincial de cáceres

María Félix Tena Aragón: «La pregunta se debe hacer al revés: ¿Por qué no estamos? »

 

María Félix Tena, presidenta de la Audiencia Provincial de Cáceres. -

10/03/2019

– Es de las poquísimas presidentas de una audiencia provincial en España.

– Hay 52 provincias y presidentas somos siete. La proporción es muy baja.

– ¿Qué supuso asumir ese cargo en un mundo de hombres?

– Yo llevaba ya presidiendo la sección penal más de 25 años antes de acceder al cargo, de manera que ya estaba integrada en la audiencia provincial. Los inconvenientes, los rechazos, las malas caras... eso ya lo había superado. Y la inmensa mayoría de los magistrados compañeros de la provincia era gente que incluso había llegado después que yo a sus correspondientes destinos. A muchos de ellos los conocía. De manera que asumir la presidencia fue, básicamente, un reto profesional más.

– Cuando habla de esos inconvenientes que vivió. ¿A qué se refiere exactamente?

– En algunos momentos y en relación con algunos compañeros de profesiones sí ha habido situaciones difíciles. Recuerdo algunas, pero quedan en el olvido. Pasó en su momento y ya está. Tuvieron que asumir bien, mal o regular una presidenta de sección penal y ya está. Y ahora como presidenta de la Audiencia Provincial de Cáceres no he tenido ningún problema por ser mujer.

– Llegó muy joven a la Audiencia Provincial.

– Llevo aquí casi 30 años. Cuando llegué era la única mujer y con una diferencia de edad importantísima, de manera que se me juntaron las dos cosas. Con 26 años presidía una sección penal. Y eso sí fue la auténtica ruptura. Me cuestionaron mucho.

– ¿Por qué es tan difícil romper el techo de cristal en puestos de responsabilidad?

– Es una cuestión de evolución social, cultural, histórica... Vencer esa dinámica de siglos y siglos, incluso desde principios de la humanidad, es difícil. La verdad es que la estadística no resiste la mínima evaluación que se haga.

– ¿Pero ha notado cambios en sus casi tres décadas de trayectoria profesional?

– Sí claro, cuando yo llegué ya estábamos muchas mujeres, pero ahora somos muchas más y ya no nos miran como lo hacían antes. No obstante, en los cargos de libre designación hay bastantes más hombres que mujeres. Hasta hace unos años se decía que era porque se necesitaba una antigüedad en la carrera, y claro, solo la tenían los hombres, pero ahora sí estamos mitad y mitad, y la proporción sigue siendo la misma... poquísimas mujeres.

– ¿Por qué es tan importante que la mujer también esté presente en los altos cargos?

– Porque es la mitad de la sociedad. Tenemos tanto que aportar como los hombres. Es algo tan básico que ni me lo planteo. La pregunta se debe hacer al revés. ¿Por qué no estamos? Es importante para normalizar la convivencia.