+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

JEFA DE LA UNIDAD CONTRA LA VIOLENCIA SOBRE LA MUJER EN LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO

Nuria Gómez Carmona: «¿El principal problema? Que nos crean»

 

Nuria Gómez, que trabaja en Cáceres contra la violencia machista. -

10/03/2019

– Ejerce como jefa de la Unidad contra la Violencia sobre la Mujer en la subdelegación del Gobierno. ¿Cuál es su labor exactamente?

– Yo estoy al frente de la coordinación entre todas las administraciones para que los profesionales que trabajen con las mujeres víctimas tengan todos ellos la misma información y sepan qué mensajes transmitirles, así como facilitarles los recursos disponibles.

– Porque puede ocurrir que incluso dentro de los propios Cuerpos de Fuerza y Seguridad del Estado no se tenga pleno conocimiento de estos recursos, ¿no?

– Tanto en la Guardia Civil como en la Policía Nacional y en la Local hay determinadas personas dedicadas a gestionar esos recursos para atender a las víctimas de violencia de género. Son ellas las que están especializadas. De manera que nuestra labor es que esos profesionales estén completamente informados y sepan cómo aplicar las herramientas.

– ¿A qué otras entidades llega esa coordinación?

– Trabajamos, igualmente, con las oficinas de Igualdad que hay repartidas por toda la región, y con los puntos de atención psicológica que se ofrecen en las mismas, que son fundamentales en los municipios.

– ¿Y con los profesionales de la sanidad?

– Es otra de las aristas. Además, en el tema sanitario es muy importante la detección precoz.

– ¿Es fundamental que sea una mujer la que esté al frente de esta coordinación para aplicar los recursos contra la violencia de género?

– No tiene por qué, de hecho no debería ser así. Da la casualidad que tanto en Cáceres, que estoy yo, como en Badajoz, somos mujeres. Pero en el tema de la violencia de género, al igual que en el tema de la igualdad, entramos todos y todas. No se debe perder esa perspectiva de género nunca, y nosotras trabajamos con hombres que están muy sensibilizados, y ese es el camino.

– En base a su experiencia y su labor, ¿cuál es el principal obstáculo que debe afrontar hoy día una mujer?

– ¿El principal problema? Que nos crean. Y no ya cuando una mujer está poniendo una denuncia ante la policía, sino me refiero a los propios familiares, al propio entorno. Yo siempre digo una cosa: cuando una mujer está contando algo, hay que escucharla, porque solo está desvelando la punta del iceberg, una mínima parte de lo que está sufriendo. Si se tira un poco de la cuerda, se va a descrubir mucho más.

– ¿Por qué se pone ahora en tela de juicio la ley de violencia de género?

– Yo voy a contestar que creo que es la ley más democrática que tenemos, que fue aprobada con todos los votos de todos los partidos políticos. Y fue un referente para la legislación de otros países. La ley garantiza la igualdad real a la mitad de la población. Lo que pasa es que las mujeres a partir del 8 de maro de 2018 nos estamos visibilizando, ahí marcamos un antes y un después. Nos hemos unido, entonces vienen a atacarnos. Las mujeres estamos alzando la voz para intentar conseguir los derechos que venimos reivindicando desde hace muchos años, y hay una parte de la sociedad que no vea que esto deba ser así.

– Lo cierto es que los detractores de la ley están encontrando espacios públicos y políticos para expresarse.

– Los detractores se están radicalizando. Pero esto no es culpa de los hombres, es el sistema.