+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

La curiosa impertinente

Abrazos y crueldades

 

CARMEN Martínez Fortún
17/11/2019

Estoy sorprendida, pues debería encontrarme entre ese 95% de españoles insomnes de existir la coalición de gobierno que ya existe pero duermo estupendamente. No sé si será que confío en que no se materialice el gobierno del abrazo o que inconscientemente no lo veo tan peligroso. Y créanme que conscientemente estoy cerca del terror.

El caso es que, como en aquella serie cuyo nombre no recuerdo, en que los detectives resolvían crímenes estudiando el lenguaje corporal de los sospechosos, flipé con el abrazo en cuestión. Ese que tanto se ha comentado de Iglesias cerrando los ojitos, que yo creo que es sincero este líder en su emoción y no se trata, como dicen los malpensados, de puro teatro.

Cierto que su rostro oscila entre el embeleso y el éxtasis pero, precisamente, la exhibición del sentimiento, ajena al mínimo y exigible pudor es marca de casa del populismo y esa falta de contención se manifiesta constantemente en su lenguaje, en sus modales agresivos y, en fin, en una falta total de adecuación entre lo que dicen y gesticulan y el momento que eligen para decirlo, así como entre ambas cosas y la dignidad exigida por su cargo. Y eso vale lo mismo para Trump que para el último diputado de Podemos en, por ejemplo, Castilla y León, y su «puta basura» para responder a Vox.

Porque Iglesias no debería abrazar a su socio como si fuera el hermano al que no ve desde las Navidades del 78. Que eso no es cariño verdadero, sino sobreactuación. Y más si percibiera la rigidez con que el otro responde. Claro que tampoco es de extrañar que alguien a quien no le importa admitir que va a ser el responsable a sabiendas del insomnio de un 95% de las personas por cuyo bienestar está obligado a actuar, sufra de cierta rigidez gestual y de ciertas contracturas incómodas.

¿Quién, si su hijo le pide pan le dará una piedra? El presidente no es nuestro padre, a Dios gracias, pero tenía muy clarito lo que los españoles no queríamos de ningún modo muy poco antes de regalarnos esa piedra. ¿No les resulta, por decirlo suavemente, su comportamiento un poquito cruel?

*Profesora

 
 
1 Comentario
01

Por Víctor RC 11:33 - 17.11.2019

Está tan reciente en la memoria de tantos aquello de Aznar de "hablar catalán en la intimidad" y, más aún, cuando calificó a ETA de "movimiento de liberación nacional", que el Acuerdo del Abrazo, pues eso..."consejos vendo que para mi no tengo"