+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

DAR NOMBRE A UN PASEO EN EL RÍO

Alfonso IX de León

 

Ricardo Sánchez Sánchez
03/06/2019

Por fin, nos hemos acordado de Alfonso IX de León, el Ignorado, al dedicarle un paseo en el río – el que va del puente Nuevo al puente Real, por el lado del polígono de la Paz (vamos, lo que era la Molineta de toda la vida, con el caño de la cambota, que había un pequeño molino en el centro del río, y poco más abajo se encontraba el peral de los ordenandos).

Yo he intentado fotografiarlo muchas veces desde la entrada del puente Nuevo, pero nunca he sido capaz; primero, porque no soy fotógrafo y, segundo, porque no tengo píxeles suficientes para ello, pero allí tiene que haber algo mágico... no sé. El río, el puente y el camino y, ahora, dos elementos esotéricos: el 19 de marzo y el año 1230. El 19 de marzo porque es número cabalístico (para la cábala judía todos los días del año estaban dedicados a un genio, excepto los días quince, dieciséis, diecisiete y dieciocho, que estaban dedicados a los elementos, y el día 19, que estaba dedicado a dios, o a su dios. Y de hecho, ese es el padre que se celebra (y quién sabe, si la toma de Badajoz no se hizo coincidir precisamente con ese día). Y, en segundo lugar, por el propio número 1230 (obsérvese la sucesión de los dígitos: 1-2-3; el 0 no es un número, sino un punto laya, a partir del cual surgen todos los números, tanto hacia la izquierda, como hacia la derecha) cuya reducción teosófica es 6; es decir, la estrella de seis puntas, en que se juntan los dos mundos, el de arriba, y el de abajo... no olvidemos, que poco más abajo se encuentra Reguengos de Montsaraz, y en Reguengos de Montsaraz se encontraron tablillas de Iquina, diosa de la iluminación.